jueves, 4 de febrero de 2016

Jordi Pascual Morant y los coleccionistas de arte


El coleccionista de arte es aquel que conserva y da soporte a la creación, cultivando la sensibilidad y estimulando al artista que tiene algo que decir para dignificar al ser humano.


Jordi Pascual Morant


A finales del año pasado, el polifacético artista barcelonés: Jordi Pascual Morant, nos invitaba a todos que deviniéramos “Coleccionistas de Arte”. Con este original concepto nos abría las puertas de su tienda online:



Cuando entramos a su e-shop, nos recibe una esplendente imagen de portada creada por él mismo. Este collage está inspirado, por una parte, con las “Meninas” de Diego Velázquez:

Las Meninas (1656), de Diego Velázquez. Museo del Prado (Madrid). Fuente

Y, por otra, con ese tipo de cuadros-catálogo del siglo XVII, donde pintores, como el flamenco David Teniers El Joven, plasmaban escenas de gabinete abarrotadas de obras de arte, con el afán propagandístico de los gustos refinados de la aristocracia de aquella época:

El Archiduque Leopoldo Guillermo en su Galería de Bruselas (1650-52), de David Teniers El Joven. Kunsthistorisches Museum (Viena). Fuente

Jordi, en blanco y negro, fusiona estos dos cuadros. Sobre esta base, coloca ejemplos, a todo color, de algunas de sus obras creadas en su dilatada trayectoria: invitando de esta manera al espectador, a adentrarse a su galería virtual ávido por conocer todo su catálogo... ávido en convertirse en... ¡coleccionista de arte!

Collage creado por Pascual Morant, como imagen de portada de su tienda online

Por cierto, si observamos este sugestivo collage, vemos al propio Jordi Pascual Morant, en la esquina inferior izquierda mirando la escena. Y, como anécdota, en el espejo central de la imagen (donde Velázquez pintó reflejados a los reyes: Felipe IV y Mariana de Austria) aparece la pareja de Jordi, la psicoterapeuta y doctora en biología: Eugènia Monrós Marín.


Pascual Morant Shop

Dentro de su tienda virtual, Jordi nos ofrece parte de su obra artística, realizada a lo largo de más de 40 años de creación y experimentación plástica. 

Su heterogéneo catálogo se compone de obras elaboradas en su dilatada trayectoria personal, como son: las Obras Pictóricas, Esculturas y Dibujos. Así como otras disciplinas como: la Música, Joyería o Juegos. 

En todos los apartados de la tienda, el artista nos hace una breve y evocadora introducción que nos sirve para comprender mejor las piezas que allí nos presenta.

Todas las imágenes expuestas a continuación han sido extraídas de Pascual Morant Shop y son propiedad de Jordi.

Como Obra Pictórica, nos expone diferentes temáticas o épocas de su carrera artística como son: las Suites y los Fractales, donde el estudio pictórico se adentra en el cromatismo líquido de la resina. Las técnicas en yeso, las Levantinas o las Polimerotecas. Y las sublimes Nebulosas, serie que representa la culminación de su exploración con la resina y la luz artificial.

Nebulosa. Son, sin duda alguna, el súmmum de su exploración con resina de poliéster y luz inducida

Como Esculturas, Pascual Morant nos propone 4 apartados en su tienda: Arquitecturas de Mesa, Ámbar, Mirada de Gulliver y Trazados.

Cubo. Se trata de una escultura que amplia la técnica de sus Arquitecturas de Mesa

Proseguimos por la tienda y entramos a la sección Dibujos. En ellos podemos adquirir ejemplares realizados sobre Papel o Ámbar.

Dibujo en Ámbar de Jordi Pascual Morant

Durante estos últimos años, Jordi se ha reciclado y ha reciclado sus viejos materiales, convirtiéndolos en bellas joyas de autor. En sus piezas de Art que Vesteix, encontramos: anillos, collares, brazaletes, pendientes... todos exclusivos y únicos.

Anillo creado a partir de la resina sobrante de toda su trayectoria artística

Otra disciplina que Jordi a laborado es la Música. Se trata audios sugerentes y atrevidos, creados a partir de la libre inspiración; compartiendo, con todos nosotros, sus momentos de intimidad expresiva frente a un teclado.

Carátula de su álbum: "Relliscades per Piano"

Jordi Pascual Morant es un gran amante de juegos como el ajedrez o el futbol de mesa con botones. Estas dos aficiones las hizo suyas, creando sets de juego con su toque personal y que podemos comprar en su tienda:

En primer lugar, encontramos una preciosa serie limitada, llamada Ajedrez Giacometti, con las figuras de juego inspiradas con las esbeltas esculturas del genial artista suizo.

Detalle de las piezas del Ajedrez Giacometti

Para el futbol con botones, el artista barcelonés ideó un sencillo y práctico kit de juego, llamado aGol!, con el que pueden participar personas de todas las edades. Para más información, visitad: www.agol.cat.

Un niño observa el elegante kit aGol! creado por Jordi

Jordi nos asegura que, periódicamente, irá incorporando más obras y productos a su tienda. Convirtiéndola en un sitio activo que no dejará nunca de sorprendernos.

Para adquirir alguno de sus productos: haz tu pedido directamente en su e-shop y, una vez confirmado, Jordi se pondrá en contacto contigo para concretar una segura transacción. Todos los trabajos expuestos en su tienda online pueden ser admirados visitando su taller en Barcelona.

Para más información, podéis preguntarme a mí mismo o, directamente, al propio artista. Para contactar con Jordi Pascual Morant, podéis utilizar las siguientes vías: 

  • Dirección (Taller): Calle Portell, número 10, Local. Barcelona
  • Teléfono: 637 47 14 28
  • Correo electrónico: Contacto
  • Web: www.pascualmorant.com

Poco más tengo que decir: Entrad, disfrutad de todas las secciones de su tienda, admirad la belleza de sus obras y... ¡comprad!

Recordad siempre que adquirir una pieza de arte es adquirir un pedazo de historia... ¡un pedazo de eternidad!

Jordi mostrándome sus nuevos trabajos en su taller (4 de febrero de 2016). Foto de Anet Ducan

Gracias, amigo Jordi, por regalarnos este fantástico espacio virtual donde todo el mundo podrá conocer tu trabajo... gracias, amigo Jordi, por darnos la oportunidad de poder ser, todos: ¡coleccionistas de arte!

lunes, 11 de enero de 2016

Mancala. Sembrar nunca fue tan divertido

Fue en el año 2002 o 2003 cuando me regalaron mi tercer teléfono móvil (desde 1997 que dispongo de alguno: primero fue un Alcatel y luego un Philips). Se trataba del archiconocido Nokia 3310, un impresionante celular con más de 100 millones de unidades vendidas.

Foto promocional del Nokia modelo 3310

Para mí, este fue mi primer móvil que incluía videojuegos en su memoria interna. Se trataba de 4 programas sencillos pero muy entretenidos y con un nivel adictivo bastante alto, eran los siguientes:
  1. Pairs II. El típico juego de memoria donde debemos recordar y hacer parejas de naipes.
  2. Snake II. Quizás el más conocido del 3310: el de la serpiente que va aumentando su tamaño poco a poco y debemos evitar que choque contra las paredes o sobre ella misma.
  3. Space Impact. Un divertido "matamarcianos" de scroll lateral, donde pilotamos una nave espacial disparando a todo lo que se ponga por delante.
  4. Y... Bantumi. ¡El raro!, quizás algún propietario de este modelo de celular no llegó ni tan siquiera a jugarlo, ya que a priori parecía algo complicado y aburrido...
Pues bien... fue con mi Nokia 3310 cuando descubrí los Mancala: El Bantumi es una variante del Oware, un grupo de de la familia de estos juegos.

Screenshot de una partida del juego Bantumi en la pantalla del Nokia 3310

Los Mancala (o Manqala: palabra árabe que significa "movible"), son una amplia familia de juegos de tablero abstractos, practicados entre dos personas y que comparten una serie de características comunes.

Son originarios de África Occidental, aunque encontramos variantes de este juego en todo el continente africano y algunas partes de Asia. En algunas regiones del sur de África, también se los denomina Kalah. Este nombre podría provenir de las zonas próximas del desierto Kalahari, en Namibia.

Atardecer en el desierto Kalahari en Namibia (África). Fuente

Las características comunes de los juegos Mancala son las siguientes:
  • El tablero está compuesto por una serie de receptáculos organizados en filas. Estos receptáculos pueden ser agujeros hechos en el mismo suelo o en un bloque de madera, piedra...
  • Como elementos móviles se juega con una serie de pequeñas piezas indiferenciadas como pueden ser: semillas, legumbres secas, pequeños guijarros...
  • El movimiento básico para jugar a los Mancala se denomina: "de siembra". Consiste en tomar todas las piezas contenidas dentro de uno de los receptáculos e irlas depositando (¡de una en una!) en contenedores consecutivos.
Mujeres de Costa de Marfil juegan al Mancala en un tablero Awale. Wikipedia

Dentro de estas características generales, existen numerosas reglas que acaban diferenciado la gran cantidad de variantes que existe para este juego.

Tenemos tres grandes tipos de Mancala:
  1. Manqala con dos filas de receptáculos. Son los más corrientes... el ejemplo típico para este gran grupo, como el que vemos en la foto anterior, es el Awale (también denominado como: Wari, Warri, Ware, Ourri, Owari, Awele, Walle, Awalé, Aware, Awaoley, Oware, Wouri...).
  2. Manqala con cuatro filas de receptáculos. En este caso, como vemos en la siguiente foto, tenemos como ejemplo el Bao (Bawo u Omweso).
  3. Manqala con un número impar de filas: Aquí entran las versiones de una fila (para solitarios como el Tchuka Ruma) y para tres (poco habituales).

Manqala de cuatro filas para jugar al Bao. Fuente

En definitiva, existen una infinidad de mancala y podríamos escribir eternamente sobre ellos. Pero, en este post, sólo profundizaremos y describiremos sobre una de sus variantes: los Awale (el ejemplo que hemos citado del primer tipo) y, más concretamente, sobre el Bantumi... ¡sobre el juego que traía el Nokia 3310!

Bantumi artesanal. Fuente

Me gustaba tanto jugar con mi móvil a este juego, que empecé a buscar por tiendas especializadas a ver si encontraba un Bantumi "tangible"... finalmente lo encontré en una tienda de Peñíscola (Castelló).

Mi juego del Bantumi (con el tablero plegado) y sus piezas dentro de la cajita

Mi tablero de Awale para jugar al Bantumi, es de madera, abatible y con los receptáculos torneados. Las "semillas" de juego que me entregaron originalmente (dentro de una bolsita de plástico), eran unos impersonales fragmentos de cristal que cambié por 60 pequeños guijarros rodados de mármol blanco (como pequeñas alubias) que recogí a la Playa de los Muertos del Cabo de Gata (Almería). Estas piezas las guardo dentro de una cajita de madera a juego con el tablero.

Mi tablero de Bantumi y mis 60 "alubias" de mármol blanco


Reglas del Bantumi

Material de juego

Como se ha visto, para jugar al Bantumi, se requiere un tablero con dos hileras de seis hoyos cada una (estos hoyos se los denomina: "casas"). En los extremos del tablero hay otras dos cavidades (generalmente algo mayores) llamadas: "almacenes", donde se depositaran las piezas capturadas.


Nomenclatura de los diferentes huecos del tablero

Las piezas son indiferenciadas y las llamamos: "semillas". Pueden ser legumbres secos, cachitos de madera, guijarros... Generalmente, en una partida se utilizan 48 "semillas" (4 por cada "casa" del tablero). Aunque también pueden usarse 60 (5 por hoyo) o, por el contrario, jugar con sólo 3 piezas por depósito.


Preparación de la partida

Los jugadores ocupan sus puestos junto a los flancos largos del tablero. Cada jugador es dueño de la hilera de "casas" más próxima y del "almacén" de su derecha.

Áreas de juego para cada jugador... "nosotros" jugaríamos con los receptáculos azules

Para iniciar la partida se cargan las seis "casas" de cada fila con 4 semillas cada una. Si ponemos 5 piezas por "casa", el juego será más complejo, y si ponemos 3, más sencillo.

Posición inicial de la partida de Bantumi. Generalmente con 4 "semillas" por casa


Desarrollo del juego

Comienza el jugador más joven o el que ha ganado la anterior partida. Elige cualquier "casa" de su fila y recoge, con la mano, todas las semillas depositadas en ella.

A continuación, en sentido antihorario y a partir de la "casa" adyacente que hemos vaciado, se van "sembrando" todas las "semillas" que tenemos en la mano (¡una a una!) y en cada hoyo de nuestro recorrido circular. Es decir: depositamos una pieza en cada "casa" de nuestro campo, una en nuestro "almacén" y una en cada "casa" de nuestro oponente. Si teníamos muchas "semillas" en la mano, es posible que regresemos a nuestro campo de nuevo, en este caso: no colocaremos ninguna pieza dentro del almacén del oponente.

Trayectoria de la "siembra" (pieza a pieza, hoyo a hoyo) que realizaría el jugador azul

Cuando se coloque la ultima "semilla", será el turno de nuestro adversario que empezará a mover de la misma forma. Se continuará jugando así, de forma alterna.


Excepciones

Si la ultima "semilla" la ponemos dentro de nuestro "almacén", volvemos a tirar. Como vemos en la siguiente imagen: acabamos de empezar una partida, hemos tomando las 4 semillas de la "casa" que ahora vemos vacía y hemos depositado una pieza en las 3 casas adyacentes (de la derecha) y, la última, dentro de nuestro "almacén"... ¡volvemos a tirar!

Al depositar la última "semilla" en nuestro "almacén", conservamos el turno y tiramos de nuevo

Si la ultima "semilla" la depositamos dentro de una de nuestras "casas" vacías, recogeremos la pieza introducida en esa "casa" y la colocaremos dentro de nuestro "almacén" y... a continuación, tomaremos todas las semillas que contenga la "casa" de enfrente (de nuestro oponente) y, también, las pondremos en nuestro "almacén". Ahora ya podrá jugar nuestro contrincante.

Miremos las 2 siguientes imágenes para entenderlo:

Si cogemos las 2 "semillas" de la "casa" señalada en rojo, la última pieza acabará en un hueco vacío

Ponemos en nuestro "almacén" esta última "semilla" sembrada y todas las de la "casa" de en frente


Finalización de la partida

La partida termina cuando consigamos recolectar en nuestro "almacén", la mitad más una del total de "semillas" usadas en el juego. Es decir: si jugamos con 48 piezas (4 por "casa" al comenzar), ganaremos si conseguimos (24+1) 25 semillas; si jugamos con 60 (5 por "casa"), venceremos con 31 piezas y si jugamos con 36 (3 por "casa"), con 19.

Si no queremos ir contando las "semillas" que vamos acumulando en nuestros "almacénes", también se dará por terminada la contienda cuando uno de los 2 jugadores se quede sin semillas en sus 6 "casas". El recuento de puntos, se podrá realizar de tres formas distintas que, en cualquier caso, se deberá acordar antes de comenzar la partida:
  1. El que se queda sin "semillas" en sus "casas" se bonifica y recoge las piezas que todavía conserva su contrincante en sus "casas", añadiéndolas a su "almacén". Se hace el recuento, ganando quien tenga más "semillas" almacenadas. Esta era la forma que finalizaba el juego la versión del Bantumi del Nokia 3310.
  2. El que se queda sin "semillas" en sus "casas" se penaliza y el contrincante recoge las piezas que todavía conserva en sus hoyos, añadiéndolas a su "almacén". Se hace el recuento, ganando quien tenga más "semillas" almacenadas. Esta es la forma que finaliza la versión informática que os presento a continuación para que juguéis.
  3. Independientemente de quien se haya quedado sin "semillas" en sus "casas", se cuenta el número de piezas depositadas en los 2 "almacenes" en aquel instante (sin contabilizarse las piezas que han quedado dentro de las "casas"). Gana quien haya acumulado más semillas en su "almacén".
En caso de empate, gana quien primero se haya quedado sin "semillas" en sus "casas".

Bien, para ir acabando... ¿os gustaría poder jugar una partida al Mancala (Bantumi) como hacíamos con nuestros Nokia 3310? Os emplazo a mi Web especializada Videoconsolas, donde podréis disputar todas las partidas que queráis con un programa sencillo y colorista que allí tengo instalado. Por favor, clicad en el siguiente enlace:




Hoyos excavados... semillas en mano... ¡que comience la siembra!

viernes, 11 de diciembre de 2015

Tocando el sol... desde "bajo"


Dedicado a la Colla Castellera Jove de Barcelona y als Castellers de Tortosa


Tortosa, domingo 29 de diciembre de 2013. Me senté en el sillón de mi comedor en un profundo estado de shock.

Mi mente agotada quedó en blanco... superada por la agonía, la turbación y el llanto de aquellos últimos cinco días. Mi cuerpo quedó inerte y apático sobre el canapé...

¡Allí estaba solo!, abandonado en aquel hogar que, tan sólo unos instantes había dejado de serlo... ¡Silencio sepulcral!, mientras en la calle... era Navidad.


Ajeno a la tragedia, un agradable sol vespertino entraba por los ventanales iluminando el salón. El cálido roce de sus rayos embalsamó por unos instantes mi inconsolable pena. Quedé inmóvil... como temiendo que un solo movimiento pudiera romper la paz de ese estado de letargo en que me había quedado sumido.

El sol se fue sofocando, como hoguera que ya nadie aviva... Las tinieblas ahogaron la agonizante luz del comedor, como si una losa cubriera despaciosamente mi tumba: ¡la de mi exánime corazón!

Finalmente se apagó todo resplandor. La casa perdió el poco calor que aún conservaba. Un frío infernal fue calando mis ropas hasta los huesos... tenía que moverme, levantarme... tenía que comenzar a caminar... ¡se había acabado la función!

En la más profunda oscuridad deambulé los días venideros. Con urgencia tuve que exiliarme a mi Barcelona natal. Con esa infinita tristeza aplastándome... con esa incontinencia en el llanto... con la misma angustia y miedo que siente un niño cuando se extravía de sus padres entre la multitud.

Quedé con el rumbo de mi vida absolutamente perdido, naufrago en ese mar de lobreguez y depresión que apareció sin aviso ni clemencia. Inmerso en aquella terrible galerna que comenzó, ¡de repente y a traición!, la mismísima noche de Navidad... Quedé cruelmente desamparado, sin tener (si quiera) una sola oportunidad para dejarme reflotar y llevar a buen puerto aquel navío que tanto amaba:  ¡más que mi propia vida!

Algunos que decían ser mis amigos, ¡como ratas!, abandonaron rápidamente el barco cuando empezó a entrarle el agua por la popa. Pero los verdaderos allí se quedaron: achicando sin tregua ni condiciones mi desconsuelo. Una de estas personas es Mònica Múrcia.


La Jove de Barcelona y yo

Mònica era una vieja amiga del instituto que hacía más de 20 años que no veía. Nos habíamos reencontrado hacia unos tres años en el Facebook y teníamos un café pendiente para ponernos al día.

Empujado por los infaustos acontecimientos, le envié un correo desesperado contándole todo lo sucedido, sabedor que ella también hacía poco que había pasado por una experiencia similar. Reaccionó rápidamente para aplacar mi dolor e intentar sacarme, ¡arrastras!, de esas indisipables tinieblas que me estaban asfixiando. Me dijo:

-¡El viernes quedamos y me acompañas a hacer Castells!

¡¡¿¿Castells??!! Eso sí que no me lo esperaba de ella. Yo, a Mònica, la recordaba de cuando éramos unos jóvenes alocados, correteando por el barrio barcelonés del Clot, escuchando a "Los Suaves", "Siniestro", "Loquillo"...

¿Castells?, ¡¡¿¿en serio??!! Si en mi vida me había interesado ese tipo de "folklore"... ¡pero si yo siempre había considerado "eso" una actividad desusada practicada por unos "frikis" con faja. 

En fin... si quería verla tenía que acompañarla a ese ensayo. Eso sí, en secreto me dije que sólo iría aquella vez y, para otra ocasión, ya decidiría yo un lugar más "convencional" para quedar.

Barcelona, viernes 31 de enero de 2014. Poco antes de las siete de la tarde, me reencuentro con Mònica en la plaça Orfila del barrio de Sant Andreu. Nos fundimos en un largo abrazo sin ni siquiera saludarnos.

Junto a Mònica en el local de la Colla Castellera Jove de Barcelona. Febrero de 2014

Me llevó al local de la Jove de Barcelona, ubicado en la antigua fábrica textil "Fabra i Coats". Aquel día era también, para ellos, el primer ensayo de la temporada 2014. La primera sensación que tuve al entrar no me gustó: era un local frío y grande, de alta techumbre que daba sensación de poca luz, parecía todo muy gris y viejo...

Mónica me presentó a Roger, un veterano casteller encargado de la acogida de nuevos miembros, y desapareció dejándome sólo con él. Roger me preguntó:

-¿Has hecho alguna vez Castells?

-No -le respondí- y, la verdad, no tengo ni idea de que va todo esto... -Mientras le decía estas palabras, con gran pavor, observé cómo agarrados de las viejas columnas de la fábrica, los chicos y chicas allí reunidos se subían unos a otros. Interrumpí bruscamente el afable discurso de Roger y le dije:

-¡¡Ah no!!, yo tengo mucho vértigo, ¡no quiero subir! -Se rió y me respondió:

-Tranquilo que hoy no subirás.

-Bueno pues... -contesté- si te parece hoy sólo miro como lo hacéis y el próximo día ya empiezo... -Volvió a reír. Me miró en detalle, preguntó mi edad, peso, me hizo levantar los brazos y concluyó:

-¡Harás de "lateral"!

-Pero no voy a subir, ¿eh? -insistí... y volvió a reírse una vez más.

Me llevó hacia un grupo de chicos y les anunció:

-Os presento a Humbert, hará de lateral. -y se marchó.

Mirando de reojo la puerta del local (para salir pitando en cualquier momento) se me acercó un chico vestido de negro y cabello recogido por una cola. Me dijo:

-Hola Humbert, me llamo Senyor Sànches, ¿has hecho alguna vez de lateral?

-No tengo ni idea. -le dije, muy receloso.

Hasta ese día, yo pensaba que la piña de un castell era un tumulto de personas amontonadas de forma caótica (casi como una melé en el rugby). El Senyor Sànches me explicó muy bien la distribución ordenada dentro de una piña, como se ubicaban los diferentes integrantes (y su nomenclatura). Luego se centró en la posición del lateral, me enseño como debía colocarme y protegerme. Me pusieron una faja azul de "novato" y empezamos a practicar haciendo pilares volados.

Ya más tranquilo regresó Mònica. Me presentó a Xescu Jorba (el cap de colla), que me dirigió unas cálidas y breves palabras de bienvenida. Luego continuó presentándome a toda persona que se moviera por el local. Me encantó el afecto que me iban saludando la mayoría de castellers... ¡que "borrachera" de nombres!, sería imposible memorizarlos a todos, pensé...

Empezamos hacer pruebas "limpias" de castells, nos distribuimos en nuestras posiciones: yo de lateral, con mis manos en alto lo más cerca del muslo del casteller que había subido en frente mío, pero sin llegar tocarlo. La verdad es que aquellas pruebas eran algo lentas y aburridas, pero me sentía tan acogido que, por primera vez desde hacía muchos días, no pensé en mi aflicción.

Participando en las pruebas limpias de la Jove de Barcelona. Febrero de 2014

Pero ocurrió algo que cambió mi forma de pensar de golpe... una experiencia que me proporcionó unas sensaciones que hicieron que quisiera ser uno de ellos a partir de entonces. Sucedió cuando comenzaron las pruebas de piña y me dijeron que me pusiera de segundo lateral, tras de Jojo.

Con Jojo ya habíamos estado hablando amigablemente entre prueba y prueba. Me dijo entonces:

-Yo ahora haré de lateral, fíjate como me coloco, especialmente con la posición de mis manos. Cuando digan: "segons laterals!", apóyate sobre mi espalda, coge firmemente mis muñecas (pero sin hacer mucha fuerza, si no te lo pido) y reposa tu mejilla sobre mi cuello.

Se fue montando la piña... Recuerdo que el baix que nos tocó frente nosotros fue Pep Llopart. Vi como lo iban rodeando: el contrafort, les crosses, la agulla... pensé: "¡cómo me gustaría estar en esa posición algún día!: apretujado, soportando todo el peso, en el centro del meollo...", cómo me gustaría ser, algún día, como el bueno de Pep.

Poco a poco se fue cerrando la piña... gritaron mi posición y me puse tras Jojo, tal como me había explicado: "abrazado" al fuerte y amable compañero me sentí amparado y protegido. Luego... "alguien" colocó su pecho sobre mi espalda, cogió firmemente mis muñecas y apoyó su rostro sobre mi cuello... noté su respiración... noté calor y presión por todo mi cuerpo... noté que el castell estaba vivo y que éramos todos uno... ¡fue una sensación indescriptible!

Se descargó con éxito la prueba y todos se pusieron a aplaudir. Yo... todavía muy emocionado, me uní a la ovación y tuve claro, al fin: ¡que quería ser Casteller! A partir de entonces no fallé a ningún entreno con la Jove de Barcelona.

En el siguiente ensayo, recordando a Pep, les pedí a los técnicos que quería que me "cargasen". Me llevaron a una columna para hacer espalderas. Pensé: "¡Ai Humbert! en que fregados te pones...", pero reflexioné sensatamente, diciéndome: "Mira, por mucho peso que vayan a ponerte a tus espaldas, nunca será tanto como la carga que tienes que soportar en estos momentos...".

Finalmente me subió un chico y, encima de él, una niña... noté el peso de los dos y el zarandeo al subir y bajarme, mientras yo me agarraba, muy solemnemente, a la vieja columna con mi espalda recta y los codos elevados... ¡Me gustó aquello!

Domingo 9 de febrero de 2014. Después de tres entrenos ya teníamos nuestra primera diada de la temporada. Era en honor a Santa Eulàlia (copatrona barcelonesa) en el inigualable marco de la plaça Sant Jaume de Barcelona. Yo, todavía sin la camisa de la colla (te las tienes que ganar participando activamente en un número determinado de ensayos y actuaciones) viví mi primera diada castellera actuando como segundo lateral en todos los castells e, incluso, debutando en uno como primero. ¡Fue impresionante!

Mi primera diada, todavía sin la camisa de la colla. Febrero de 2014

Después de la Diada de Santa Eulàlia, no había más actuaciones hasta mediados de marzo. Yo seguí acudiendo con ilusión y ganas a todos los entrenos, ¡sin fallar a ninguno!, todos los martes y viernes. Se acercaba la siguiente actuación y, el viernes antes, había "ensayo general".

Viernes 14 de marzo de 2014. Cuando se terminó el entreno, se íban a repartir las primeras camisas de la temporada. Pensé: "A mí todavía no me toca: sólo llevo un mes y medio y tan solo una diada". Pero cuál fue mi soberbia sorpresa cuando dijeron en alto mi nombre y todas las miradas se abalanzaron sobre mí, mientras me ensordecía un sonoro aplauso y me cantaban la tonadilla del "Escut" que entona la Jove a los nuevos miembros. Apabullado me acerqué a la tarima y se me hizo entrega del escudo de la colla y de la bonita camisa de color granate (con las letras "Jove de Barcelona" bordadas en la espalda).

Probándome la bonita camisa de la Jove de Barcelona en casa de mis padres. Marzo 2014

Separados ya del burullo, Montse y su hijo mayor Xavi Angerri me hicieron, más o menos, el siguiente discurso:

-Humbert, la Colla Castellera Jove de Barcelona te hace entrega de su camisa por tu esfuerzo en los entrenos y actuaciones que has participado. El escudo que lucirás frente a tu corazón nos representa a todos. Pero recuerda, ¡siempre!, que este escudo no te pertenece... en caso de hacer un comportamiento inadecuado llevándolo puesto, como: estar bajo los efectos del alcohol o drogas; verte involucrado en alguna pelea; comportamientos xenófogos, homófogos, sexistas o que atenten contra la convivencia pacífica de la sociedad, te será automáticamente retirado y serás expulsado de la colla. 

¡Totalmente de acuerdo!, ser casteller no es sólo hacer castells... ser casteller es una forma de actuar en la vida. Así que: ¡tolerancia cero para los que no acepten estas indiscutibles normas de convivencia!

Domingo 16 de marzo de 2014. ¡Llegó el día de mi bautizo! La diada era en la ciudad de Badalona, frente el paseo Marítimo. Fue una jornada especial, ¡todo salió bien! Recuerdo la ilusión de vestirme, por primera vez, con mis pantalones blancos, la camisa grana recién planchada con el escudo ya cosido en su parte izquierda y mi faja negra de 5 metros.

Mis pantalones blancos, mi faja y mi nueva camisa con el escudo cosido. ¡Todo preparado para mi bautizo!

Después de la gran diada comimos toda la Colla junta sobre la arena de la playa de Badalona. Yo cerré un instante los ojos, bañando mi cara bajo el tibio sol... parecía como si el astro rey quisiera iluminar (tenuemente) aquellas tinieblas que me dejó encerrado tan sólo dos meses y medio atrás. Quedé como en trance... mientras oía el ruido acompasado de las olas mezclándose con los gritos de los niños jugando... creo que llegué a esbozar una tímida sonrisa de felicidad.

Fue transcurriendo el año, disfrutando de todos los entrenos, actividades y diadas que participábamos... actuando siempre de primer o segundo lateral en todos los castells que descargamos.

Miércoles 24 de septiembre de 2014. Sin duda, el momento cumbre de la temporada 2014, ocurrió en la Diada de la Mercè (la otra patrona de Barcelona) donde pudimos descargar, en la plaza Sant Jaume, ¡nuestro primer 7 de 7!

Primer 7 de 7 descargado por la Jove de Barcelona, 24 de septiembre de 2014. Foto de Claudi Domper

El 2015 lo comencé junto a la Jove de Barcelona. Repetimos actuaciones que tanto me marcaron el año anterior (como la diada de Santa Eulàlia o la de Badalona). Continué en mi posición habitual de lateral, ayudando a mi colla en todos los eventos que me era posible asistir.

Colocado como primer lateral, frente a Xavi Angerri (con gafas), Diada del Triacord. Marzo de 2015

Pero yo quería volver a mi casa: ¡a Tortosa! Quería volver a ese hogar que dejó de serlo aquel día que se quedó a oscuras, ese fatídico 29 de diciembre de 2013.


Els Castellers de Tortosa y yo

Fue en marzo de 2015 cuando conocí, por primera vez, la existéncia dels Castellers de Tortosa. Se acababan de constituir como Colla Castellera y empezaban hacer sus primeros ensayos. Los vi en una foto de Instagram, haciendo una prueba de 3 limpia en la plaza de Barcelona, frente el Mercado de Tortosa. ¡Debía informarme!

Primera imagen que vi dels Castellers de Torosa. Marzo de 2015. Foto de Ferrán Bel

Sábado 2 de mayo de 2015. Visitando la ExpoEbre de Tortosa, en el Pavelló Firal de Remolins, vi la parada de la colla tortosina y se me iluminaron los ojos. Me acuerdo que fui muy bien atendido por Cristina, la presidenta. Yo le dije que era casteller y que me gustaría conocerlos. Me invitó a que asistiera el día siguiente, por la tarde, ya que harían un ensayo fuera mismo del pabellón.

Llegó el domingo y me dirigí a la "cita"... al llegar, todavía se estaban enfajando y algunos transeúntes curiosos miraban. Nadie pareció percatarse de mi presencia en esos primeros instantes... busqué a Cristina, ¡allí estaba!

-Hola Cristina, ¡al final he venido! -le dije- No he podido traer mi faja, la tengo en Barcelona, ¿me podéis dejar alguna?

Me dejó una de color granate y ella misma me enfajó. Luego le pedí que me presentará al cap de colla... ¡Vaya!, estaba en la otra punta... mientras me llevaba hacia allí me noté algo observado.

Me presentó a Cristian Dasi. "¡Qué cap de colla más joven!", pensé. Recuerdo las palabras que le dije:

-Hola Cristian, me llamo Humbert. -nos estrechamos las manos y proseguí con humildad- Soy casteller de la Colla Jove de Barcelona, generalmente hago de lateral. Mi intención es venir a Tortosa y me gustaría probar con vosotros, ayudándoos en todo lo posible. -Cristian sonrió, no habló mucho, me presentó a los técnicos y volvió a su cometido.

Al igual que me pasó con la Jove de Barcelona, también me sentí muy bien acogido desde el primer momento. Había un ambiente distendido y de compañerismo que me encantó.

Mi primer ensayo con els Castellers de Tortosa, durante la ExpoEbre. 3 de mayo de 2015

Empezó el ensayo... sin que tuvieran que decirme nada, me puse a "voltar" las pruebas limpias que iban haciendo.

¡De repente!, me anunciaron que me pusiera yo debajo de una de ellas. ¡Era un tres limpio!, como el que vi en la foto de Instagram. Pensé: "Madre mía... ¡pero si yo nunca he hecho esto!".

Sin que se notará mucho mi inexperiencia, me así a los brazos de mis compañeros, manteniendo mi espalda recta y la cabeza bien alta. Sólo subieron un piso y se quedaron un rato encima nuestro. Cuando bajaron, noté como el pié izquierdo del que me había subido recorría mi columna hasta mi faja. Aplaudieron todos y yo me uní a la ovación, con una evidente sonrisa.

A partir de aquél día, ya más instalado en Tortosa que en Barcelona, mis ensayos empezaron a ser más seguidos con la colla del Baix Ebre.

Els Castellers de Tortosa son una colla nueva (ni siquiera se ha bautizado) y tiene todavía poca gente. Por eso, allí todos hemos de saber hacer un poco de todo: tocando todas las posiciones que nuestro físico nos permita estar y, a mí, esta polivalencia: ¡me encanta!

Los siguientes ensayos, después de la ExpoEbre, ya los hicimos en su local habitual: ubicado dentro del Pavelló Firal de Remolins (encima del escenario). Desde el primer día me involucré mucho en el trabajo y la técnica me iba poniendo de bajo de muchas de las pruebas limpias.

Haciendo una prueba limpia de 4, en la EMD de Jesús

Llevaba pocos ensayos cuando, al final del entreno, anunciaron que haríamos una prueba de pilar con piña. Cuando Isaac terminó el recuento de las posiciones, yo todavía no tenía ubicación asignada... le pregunté algo mustio:

-Isaac... ¿donde quieres que me ponga?

-¡Ai sí! perdona Humbert... -me respondió- ¡tú vas a subir! Descálzate y sácate los calcetines.

Me quedé como helado unos segundos... ¡reaccione!, sacándome los calcetines antes que los zapatos, y me acerqué veloz a la piña... mezcla de una indescriptible alegría, gratitud y... para que engañaros, ¡un "acojone" impresionante!

Viendo mi cara de pez al intentar abordar al segones mans, Luïssa se ofreció a hacerme la "escaleta". Subí y caminé por encima la piña... ¡allí estaba el baix esperando!

-Àlex, ¡izquierda! -le dije.

Puse mis pies sobre sus hombros, que sensación más rara... "¿aguantará mi peso?, ¡pobre Àlex!", pensé. Me apoyé a los dos" fajos" de manos que la piña extendía hacia mí y recoloqué mis pies.

Cuando estuvimos cómodos, dije que ya me podían sujetar. Me soltaron y noté como ocho pares de manos apretaban firmemente mis muslos, ingles y trasero.

Xènia subió a piña y se acercó a mis espaldas. Hice los pasos que había practicado en el suelo para que subiera y... ¡ya la tenía arriba! Quedé mirando al frente, con expresión seria y con mis manos agarradas a sus pantorrillas... ¡cómo disfruté de ese instante! Lo recordaré mientras viva...

De segundo en una prueba de pilar con piña

Ese día no subió nadie más, pero hemos seguido practicando y ya he empezado a ensayar pilares de 4 con piña. ¡Pronto espero estrenarme a plaza! También he subido de segundo alguna vez a piña, para practicar la difícil torre.

De segundo, junto a Michel; en una prueba de torre con piña
Pero el momento que recuerdo con más emoción, ocurrió durante el segundo o tercer ensayo después de la ExpoEbre. Estábamos practicando pruebas limpias cuando vi que colgaban en la pared el croquis de una piña con nuestros nombres anotados en las respectivas posiciones. Con disimulo me acerqué y de reojo miré donde me había tocado (no fuese que se hubiesen olvidado de mi...) estupefacto, pero inmensamente lleno de gozo, ¡observé que era uno de los bajos!

¡Tocó al fin la prueba! Los nombres de los bajos fueron los primeros que anunciaron. Luego, se fue colocando toda la gente a nuestro alrededor. Me abrazó por la espalda el contrafort, se puso la agulla frente mío y se acomodaron, bajo mis hombros, les dos crosses. Se cerró la piña y sentí toda la presión a mi alrededor y el peso del segundo al subirse sobre mis hombros... en aquella primera ocasión no subió nadie más. Cómo me acordé de Pep en aquellos momentos... como me acordé de aquel primer día que hice castells, junto a Mònica.
De bajo, junto a Manel, en una de las pruebas de piña realizadas en nuestro local

Al terminar la prueba lo tuve clarísimo: ¡me sentía perfectamente capacitado para hacer de bajo y que me cargaran todo lo que fuera!, ojalá los técnicos también lo considerasen así... Tenía pues que trabajar duro junto a mis compañeros, para poder alcanzar mi gran sueño... nuestro gran sueño... ¡descargar nuestro primer castell!

Empezó el verano. Hicimos muchos talleres, donde pudimos promocionar nuestra colla por el territorio. También hicimos alguna actuación benéfica, donde exhibíamos un pilar de 4. Trabajamos duro todas las posiciones los días de ensayo.

Realizando una prueba del 3d6 en la espaldera: desde piña hasta dosos. Julio 2015

Pasó el Renaixement, las fiestas mayores de la mayoría de pueblos del territorio... y llegaron, ¡por fin!, les Festes de la Cinta: ¡les Festes Majors de Tortosa!

Viernes 4 de septiembre de 2015. El siguiente domingo era ya nuestra diada y teníamos intención de presentarnos con un 3 de 6. Las pruebas realizadas en el ensayo general fueron bien, pero todos quedamos con muchas dudas y miedos: éramos conscientes que no habría ninguna colla más en la plaza para ayudarnos y seríamos pocos para formar una piña con condiciones... ¿Y la canalla?, ¿cómo reaccionaría en el momento de la verdad?, ¿se asustaría? 

Fue durante ese ensayo cuando me confirmaron que yo haría de "bajo" en ese primer castell. Me quedé profundamente feliz, agradecido y honrado. Esperaba, ansiosamente, no defraudarles...

Apareciendo en uno de los carteles promocionales, antes de nuestra primera diada. Foto de Isaac

Domingo 6 de septiembre de 2015. ¡Día grande de les Festes de la Cinta! Día en que nos presentábamos a la ciudad que llevamos su nombre.

Tortosa es una ciudad histórica, con mucho folklore y es un emplazamiento referente para el sur de Catalunya. Pero, curiosamente no tenía, hasta entonces, ninguna colla castellera que la representara y, hasta ese mismo día, no se había celebrado (¡nunca!) ninguna diada.

Y allí estábamos todos nosotros para hacer historia, vestidos con camisa blanca (nuestra camisa definitiva, después del bautizo, también será granate... ¡como la bandera de Tortosa!). Allí estábamos nosotros, con nuestras ilusiones y miedos bien prietos bajo la faja.

Vinieron a ayudarnos algunos castellers de Los Xics Caleros, colla hermana de l'Ametlla de Mar.

Nuestro primer destino fue a la plaça Nostra Senyora de la Cinta, allí hicimos dos pilares de 4: uno en honor a la Virgen, frente a su estatua, y otro al terminar la Misa Solemne. Luego nos fuimos juntos hasta la plaça de l'Ajuntament, donde intentaríamos descargar el primer castell... ¡nuestro primer castell!

Llegamos los primeros a la plaza, ¡no había nadie!, aprovechamos el momento para hacernos una foto de grupo frente el ayuntamiento.

Foto de grupo, posando frente el Ajuntament de Tortosa antes de la diada

Recuerdo a Edgar, sentado en el bordillo de la fuente central, ultimando los últimos retoques del croquis de piña con semblante preocupado... Yo me alejé unos instantes, buscando silencio y concentración, consciente de la importancia del acto que debíamos realizar. ¡No podíamos fallar!

Empezó a llenarse la plaza: las autoridades (con el alcalde, concejales, el obispo...), les pubilles, la Colla Gegantera, Cort de Bèsties i Dolçainers de Tortosa y una multitud de personas que se fue resguardando del calor bajo los soportales de la plaza. Al centro las dos parejas de gigantes más clásica: los reyes árabes y cristianos y, a su lado, mi querida Cucafera... "ellos" también querían estar presentes en nuestra primera diada.

Entramos hasta el centro de la plaza, acompañados de la música de les gralles y els tabals. Empezamos a montar la pinya...

Colocados (y ya cogidos) los tres bajos del castell

Una vez todos colocados, entró Cristian al centro, nos cuadró a los tres bajos y dijo a todos unas palabras alentadoras. Ya estaba todo preparado, empezaron a cerrar la piña: nos cogimos los bajos (Manel a mi derecha y Joel a la izquierda), me abrazó por la espalda mi contrafort (Maria Laura), entraron al centro las tres agulles (quedando Albert Esteve frente mío), se colocaron bajo mis brazos les crosses (Kevin a mi derecha y Marina Mora a mi izquieda), se fueron completando el resto de posiciones... uniéndose a la piña varios integrantes de la Colla Gegantera de Tortosa y algún espontáneo del público. Miré a Manel y a Joel y les grité:

-¡Por nuestros cojones que vamos a aguantar este castillo!, ¡cueste lo cueste!, ¡que no sea por nosotros! -Lo reconozco... en esa ocasión fui algo soez, muy alejado de mi estilo más moderado, pero es que la adrenalina la tenía a tope.

Pregunté a mis crosses si estaban cómodas, hice subir un poco a Marina. Ya empezaba a notar la presión por todo mi cuerpo... un enjambre de brazos se levantó encima de mi cabeza, quedé quieto, concentradísimo... esperando la carga.

-¡Humbert, derecha! -dijo Victor. Ladeé mi cabeza hacia la izquierda para que pusiera su pié sobre mi hombro derecho y luego colocó el otro sobre mi izquierdo. Se acomodaron bien los tres segundos encima nuestro y... empezó a sonar el Toc de Castells.

Yo... en el centro de la piña, quedé como encerrado dentro de un búnker: oía lejos y amortiguados els tabals y les gralles, los gritos del cap de colla... Me cogí fuerte de las mangas de mis compañeros y cerré los ojos. Me quedé a "oscuras", como aquella vez en mi ciudad... notando como iba aumentando el peso sobre mí. Me quedé solo (rodeado por tanta gente) como aquella vez en mi ciudad... De repente Albert me dijo:

-¡Ya está la aixaneta arriba! ¡Un poco más Humbert! -a oscuras oí el ahogado griterío del público como si yo estuviera dentro de una piscina... luego noté como temblaba todo el castillo sobre mí al irse descargando.



Foto del primer castell descargado a Tortosa... ¡de nuestro primer castell!, desde el ayuntamiento

¡Y de repente!, se abrió de nuevo el cielo... y el aire trajo a mis oídos una fuerte ovación: ¡Todo había ido bien! Estallamos de alegría, ya no había control después de tanta tensión: todo era júbilo desmesurado, saltos, abrazos, lágrimas, griterío...

¡Y de repente!, se abrió de nuevo el cielo...  ¡y una intensa luz me inundó!, el sol se "abalanzó" sobre mí mientras yo botaba abrazado a mis compañeros. Ese mismo sol que se ocultó ese fatídico 29 de diciembre de 2013... ese sol volvía a brillar con fuerza, hasta lo más profundo de mi corazón, en la misma ciudad que aquel día se me apagó.

Aquí nos quedamos, con esos felices castellers que hicieron historia: por descargar el primer castell en la ciudad de Tortosa y por descargar su primer castell como colla. Luego han venido 8 más: tres 3d6 más, tres 4d6 y dos 3d6a (¡todos felizmente descargados!), completando una primera temporada espectacular y... teniendo yo, el gran honor, de haber sido el "bajo" en todos y cada uno de ellos.

Aquí nos quedamos, con este casteller ahora inmensamente feliz... con este casteller que, por fin, dejó atrás las tinieblas... con este casteller que ahora salta loco de contento, "bajo" ese cálido sol de verano... mientras, sonrisa batiente, levanta su brazo bien alto... como queriéndolo tocar.

Dos escudos, dos ciudades... ¡una misma camisa! ¡Orgullo grana al cuadrado!


lunes, 2 de noviembre de 2015

Contemplando la Sénia... a vista de águila

Hace un año, en noviembre de 2014, publiqué en este blog: La Sénia. El "Reine" als peus... Catalunya a l'esquena. Se trataba de una sencilla excursión por ese pueblo limítrofe del Montsià, que discurría paralela al río Sénia: un primer tramo por Catalunya y el regreso por la Comunidad Valenciana.

Si os acordáis de la descripción de la ruta, cuando estábamos por la parcela de frutales de mi padre, puse una foto que aparecía, por encima de la copa de los árboles, unas montañas las cuales nombré como la Lloma de la Tossa:

La Lloma de la Tossa sobresale por encima los frutales (octubre de 2014)

Si nos fijamos con la anterior imagen: a la izquierda, tenemos una cima redondeada llamada la Tossa (que da nombre a toda la loma) y, a la derecha, se recorta un pico prominente: es la Penya de l'Àliga.

La Lloma de la Tossa es una sucesión montañosa ubicada al norte de la provincia de Castellón, dentro del Parque Natural de la Tinença de Benifassà y englobada dentro del massís dels Ports. Su carena delimita los términos municipales de Rossell y la Pobla de Benifassà. Tiene una disposición W-E, perdiendo altura progresivamente hacia al Este. Tenenos las siguentes cumbres (de Oeste a Este): la Creu (1130 m), la Mola de les Canals (1011 m), la Moleta del Terme (944 m), la Tossa (865 m) y la Penya de l'Àguila (796 m).

Topográfico de la Lloma de la Tossa, la Sénia al SE (clicad para ampliar). 1:50000 ICC

Como podemos ver, la cima de menor altitud de esta sierra es la Penya de l'Àguila (también conocida como la Tossa de Sant Pere, al tener a sus pies la fuente de igual nombre).Pero su picuda forma y la caída abrupta sobre el río Sénia, la dotan de un atractivo especial. De hecho, fue mi padre quien me la descubrió desde su parcela de frutales, me dijo: "Humbert, mira esa puntiaguda cima... desde ella se debe ver la Sénia de forma inmejorable".

El autor de mis días no conocía el nombre de esa cúspide y no sabía si existía un recorrido para poder subirla... me reconoció que él ya no tenía fuerzas para intentar coronarla. Por eso, desde entonces, me propuse conocer más sobre esa cumbre e intentar llegar a su cima para poder describirle sus vistas... para poder transmitirle las sensaciones que se tienen cuando uno mira a la Sénia, con los pies colgando de tan privilegiada atalaya.

Penya de l'Àguila (al centro) desde la carretera CV-105 saliendo de la Sénia

¿Queréis saber un secreto?

Cuando hice la excursión del año pasado, mi intención no era hacer la ruta que finalmente publiqué. Mi deseo era subir a la Penya de l'Àguila desde la cara sur de la Lloma de la Tossa, por un directo barranco que baja hasta el pont de Malany. Cuál fue mi desesperante sorpresa cuando vi que gran parte de la vertiente sur de la loma está cercada por una colosal y quilométrica alambrada que llega hasta la misma carena... después de intentar el ascenso por tres vías desistí y terminé la ruta dignamente y como buenamente pude...

Cerco extensivo ya en la carena de la Lloma de la Tossa

¡Pero no me rendí! Estudié, de nuevo, la cartografía de la zona y me empapé de ortofotomapas hasta que intuí una posible ruta por la cara norte de la Lloma de la Tossa, saliendo cerca de la Cova dels Rosegadors, a los pies del Pantano de Ulldecona.

Volví a calzarme la botas y, por fin, este pasado 22 de octubre ¡pude llegar a la Penya de l'Àguila!, por fin, pude subir a tan ansiada cumbre... por fin, pude ver -¡a "vista de rapaz"!- la blanca estampa de ese bello pueblo de mi padre.

Aquí os dejo mi experiencia:


Cova dels Rosegadors - Penya de l'Àguila - Cova dels Rosegadors

Plano general de la ruta (clicad encima para ampliarlo)

  • Tipo de ruta: Ida y vuelta
  • Tiempo: 2 horas 15 minutos (en total)
  • Distancia: 7 kilómetros (en total)
  • Desnivel: +376 metros, -376 metros 
  • Dificultad: Baja-media. Se trata de una ruta de poca distancia, pero presenta pendientes puntualmente abruptos y tramos perdedores 
  • Meteorología: Evitar los días de mala visibilidad 
  • Agua: No hay en todo el recorrido 
  • Equipamiento: Calzado y ropa cómoda (acorde con la época del año), protección solar, cantimplora con agua, brújula, mapa, móvil, prismáticos... 

Muy importante: La Tinença de Benifassà es un parque natural, recordad que hay unas normas y recomendaciones que se deben cumplir y que podéis consultar en la Web Parc Natural dels Ports.


Aproximación:

Desde el Ayuntamiento de la Sénia, vamos siguiendo todos los indicadores que nos llevan al Parc Natural de la Tinença de Benifassà o al Embassament.

Finalmente saldremos del núcleo urbano por la carretera local CV-105. Después de una recta, bajaremos hasta cruzar por un estrecho puente el río Sénia (el Pont de Malany) aquí entramos ya a la Comunidad Valenciana. La carretera sigue por una sombreada zona arbolada. Llegada a una curva, pasaremos bajo un pequeño acantilado, es la Roca del Frare Pixon, desde aquí veremos altiva la Penya de l'Àguila.

Roca del Frare Pixon desde la CV-105. Al fondo la Penya de l'Àguila
Pronto pasaremos per la Font de Sant Pere y, un poco más adelante, veremos un camping. La carretera ahora, cruza el río a la otra ribera. Seguimos unos quilómetros, sin pérdida.

Cuando cruzaremos de nuevo el río a la izquierda (por el pont de la Cova dels Rosegadors), inmediatamente, a nuestra izquierda, comienza una pista cerrada por una cadena: ¡ya hemos llegado!

Si siguiéramos por la carretera, a poco más de medio quilómetro, tras dos pequeños túneles, llegaríamos al Pantano de Ulldecona

Aparquemos donde podamos el vehículo, sin obstaculizar ningún paso. 


Cronología, altimetría y descripción del itinerario:

00 min. (420 m) Pont de la Cova dels Rosegadors

En toda la ruta que os propongo, iremos encontrando alguna marca de pintura blanca y amarilla (a modo de PR) e hitos de piedras que nos podrán ayudar a proseguir en los puntos más perdedores. Transcurriremos por propiedades privadas y por el Parque Natural de la Tinença de Benifassà: respetad el entorno y no salgamos de los caminos y sendas.

El camino carretero que tomaremos, se trata de una antigua pista de unos 2 quilómetros que sube a una pequeña cantera abandonada. Sobrepasamos la cadena (a su izquierda veremos la primera marca blanca y amarilla pintada sobre una roca). Comenzamos a caminar plácidamente, ganando altura poco a poco. Al fondo ya veremos la silueta escarpada de la Penya de l'Àguila... ¡allí vamos!

Inicio de la pista, marca de pintura a la izquierda. Al fondo la Penya de l'Àguila

Esta primera parte de la excursión por la pista, nos servirá para ir calentando los músculos de las piernas... El camino sube sombreado por un aromático pinar.

Si observamos los taludes de la pista, vamos a diferenciar: calizas masivas, conglomerados con costras calcáreas (provinentes de pequeños abanicos aluviales) e, incluso, algun afloramiento con brechas de falla.

Contacto discordante entre el conglomerado (a la izquierda) y las calizas masivas

Disfrutando de los pequeños detalles que nos ofrece el paseo, la pista nos llevará a una pequeña trinchera donde veremos (a nuestra derecha) la segunda marca de pintura.

Trinchera al camino con la segunda marca de pintura a la derecha

Continuamos por el bucólico camino carretero que, subiendo sin pérdida, nos llevará (en unos diez minutos) a una tercera marca de PR. 

Sobrepasada esta tercera pintada, unos metros más arriba, si estamos atentos a nuestra izquierda, veremos un mirador donde avistaremos, al fondo, el pont de la Cova dels Rosegadors... ¡todo eso hemos subido ya!

Mirador de la pista: al centro de la imagen se intuye el puente de la Cova dels Rosegadors

Continuamos unos metros más y cuando el camino hace una curva a la izquierda, veremos la cuarta marca de pintura y, tras ella, una senda que sube empinada por un barranco.


25 min. (585 m) Cruce con la senda del barranco

Cruce con el sendero que sube por el fondo de un barranco (y cuarta marca de pintura)

Dejamos definitivamente la pista (si siguiéramos por ella llegaríamos, en breve, a la cantera abandonada donde se termina) y comenzamos a subir por el caminito de cabras que resigue el eje del barranco: a pocos metros del cruce, veremos otra marca de pintura que nos ratifica que vamos bien.

La zigzagueante subida por la senda del barranco es muy empinada y dura (no en vano estamos haciendo la parte más pesada del recorrido... ¡ánimo!).

Finalmente llegaremos a un cruce con una senda que viene de forma clara (y llaneando)  por nuestra izquierda.


35 min. (640 m) Cruce con la senda del pinar

Desde este cruce, antes de tomar la senda que nos ha recibido, si miramos a nuestra derecha, veremos un pequeño cocó (construcción para almacenar agua). Visto este pequeño aljibe, nosotros seguimos hacia la izquierda por el sendero alfombrado de pinaza que llanea deliciosamente hacia el Este.

Sendero que llanea plácidamente hacia el Este por un joven pinar

Seguimos sin pérdida por el sendero y, en menos de cinco minutos, encontremos un pino caído al suelo con su copa seca ocupando toda la senda. Lo sobrepasamos con cuidado (hay un paso abierto por el centro) y continuamos hasta que se nos abre de nuevo el paisaje a modo de mirador. Frente nuestro se recorta la Penya de l'Àguila. ¡Desde este punto parece inexpugnable!


40 min. (645 m) Mirador del barranco de Molí l'Abad

Penya de l'Àguila desde el mirador del Barranc del Molí l'Abad

El ancho barranco (a modo de anfiteatro) que se extiende a nuestra derecha es el de Molí l'Abad. Para llegar a nuestro objetivo, deberemos abrazar este gran valle hasta tocar a la base de las murallas de roca que sustentan la cima frente nuestro.

En este tramo de excursión por el barranco de Molí l'Abad, tendremos un verdadero regalo para los ojos... veremos una infinidad de formas caprichosas de piedra: arcos, setas, chimeneas de hada, monolitos, castillos...

Arco de roca que veremos en este tramo de excursión por el barranco de Molí l'Abad

Pues bien, desde el mirador, continuamos nuestra andadura hacia la derecha, subiendo primero unos pocos metros. Enseguida ya empezaremos a llanear, perdiendo siempre un poco de altura. En este punto es cuando el sendero se hace un poco perdedor... seguimos atentos hasta que acabaremos encontrando una tranquilizadora marca de pintura amarilla y blanca.

A partir de aquí el camino vuelve a ser claro... seguimos y, en pocos minutos, llegaremos a una pequeña tartera, la atravesamos en línea recta y continuamos por el otro lado.

Primera tartera que encontraremos, la cruzamos recto y seguimos por la otro flanco

Proseguimos la marcha y nuestros pasos nos llevarán a una segunda tartera, también no muy grande. Ahora bajaremos por ella haciendo un pequeña lazada y seguimos por el otro lado por el visible sendero.

Segunda tartera que atravesaremos. Bajamos un poco por ella para proseguir

El camino no tardará en hacer un ancho zigzag (hacia el Oeste y luego hacia el Este de nuevo) para bajar unos metros. Este pequeño descenso nos permitirá acercarnos a la base de la pared de roca que tenemos frente nuestro (y que sustenta nuestra cima) para poder proseguir bajo la alta muralla de roca.

El sendero avanza bajo la gran muralla de roca, a los pies de la Penya de l'Àguila

Cuando termine el paseo por debajo de la muralla, no tardaremos en arribar a una tercera tartera (esta grande). La atravesamos, llegando a un cruce marcado con carteles toscos de madera.


45 min. (660 m) Cruce con el sendero del camping

Si siguiéramos recto llegaríamos al camping que hemos visto a la carretera. Nosotros tomaremos el cruce de la derecha (girando 180º), veremos una marca de pintura amarilla y blanca y un cartel de madera que indica "La Tossa 865 m".

Cruce con el sendero del camping. Tomamos el que sube de nuevo hacia la tartera

Vamos remontando la tartera haciendo zigzags. El camino nos llevará a una pequeña pared de roca, seguimos hacia la derecha (resiguiéndola) hasta que encontremos unos troncos a modo de barandilla.

Paso de trepada con unos troncos habilitados a modo de barandilla

Trepamos por la roca (ayudados por el rústico pasamanos) y, una vez superado el paso, continuamos subiendo la ladera haciendo zigzags. Poco a poco nos iremos acercando a la base de la Penya de l'Àguila. Pasados unos cinco minutos (desde la "escalera") veremos otra marca blanca y amarilla bajo las paredes rocosas de la cima.

Pronto el sendero cambiará de sentido, subiendo hacia el Oeste (alejándose de la base de la cima). Avanzaremos por un frondoso pinar, hasta que veremos un gran monolito asomando entre los árboles. Nuestro camino bordeará la puntiaguda roca por la derecha.

Gran monolito de piedra entre los pinos. El sendero lo rodea por su derecha

Rodeada la gran aguja de piedra se nos abren de nuevo las vistas, ahora hacia el Oeste. Ante nosotros vemos: el valle del Molí l'Abad, els Ports de la Sénia, el pantano... y (muy, muy lejos) el puente de la Cova dels Rosegadors de donde venimos. 

Seguimos subiendo por el claro sendero haciendo zigzags y bordeando alguna pequeña muralla rocosa. El camino avanza hacia el evidente collado que vemos sobre nuestro. A media subida veremos la última marca de pintura de PR de nuestro recorrido.

Continuamos ya sin pérdida hasta el collado.


1 hora 10 min. (765 m) Collado de la Penya de l'Àguila

Arribados ya al collado ya podemos ver, a nuestra izquierda, la Penya de l'Àguila. A nuestra derecha, más alejado, el vértice geodésico de la Tossa.

La Penya de l'Àguila (ya muy cerca) desde el collado

Si quisieramos acceder a la Tossa desde este collado: ¡no va a ser facil! Primero, por la exigente orografía y las fuertes rachas de viento que encontraremos; segundo, por no existir un claro sendero que nos lleve a su cima y... tercero, por la horrible valla quilométrica que sube la empinada vertiente sur, unos metros más abajo, y resigue toda la carena hacia el vértice geodésico (como hemos podido ver en la imagen publicada en la introducción de este post) y que nos dificulta en demasía la progresión.

Así pues, damos la espalda a la Tossa (y a su cercado) y subimos sin problemas por el claro sendero, ¡hacia la soñada Penya de l'Àguila!


1 hora 15 min. (796 m) Penya de l'Àguila

Si hemos estado atentos durante la subida, entenderemos porqué esta cima se llama "la Penya de l'Àguila": sus riscos y murallas rocosas la convierten en un emplazamiento ideal para la nidificación de grandes aves rapaces. Yo avisté hasta cuatro ejemplares de águila real (aquila chryasetos), llevadas por las corrientes de aire, sobrevolando majestuosamente a pocos metros de mi cabeza.

El águila real es una de las grandes aves que podemos ver en todo el Port. Fuente

Desde arriba la cima, si cogemos un día claro, vamos a disfrutar de unas vistas impresionantes (¡no olvidéis vuestros prismáticos!). Sentaros sobre una caldeada roca, inspirad aire puro y... ¡disfrutad!

Siguiendo la línea de costa de norte a sur, vemos: el rio Ebro y parte de su delta, el Montsià, el peñón de Peñíscola, la Serra d'Irta y el Desert de les Palmes (este último, con la ayuda de los anteojos, avistaremos les Agulles de Santa Àgueda y la cima del Bartolo). Continuando la panorámica radial, ya tierra adentro, podemos observar: la plana de Castelló, la Mola de Catí, la carena de la Lloma de la Tossa, la Tinença de Benifassà, el pantano, els Ports de la Sénia, la cima del Negrell (1345 m), la Selleta de Pallerols, els Castells... Y, frente a nosotros, a primer plano: ¡la Sénia como nunca la había imaginado!

Panorámica de la Sénia desde la Penya de l'Àguila (la foto no hace honor a la visión)

Disfrutemos este momento... a nuestra manera... Si paseamos un poco por la cima (ojo con las paredes al vacío) veremos, sobre una roca y medio borrada, la firma del siempre presente caminante solitario que dejó anotado: "Tosa de San Pere - Rossell C.S.".

Saciada nuestra vista, es hora de regresar... Lo haremos por el mismo camino que hemos hecho la ida, poniendo especial cuidado de no resbalar y disfrutando, más plácidamente, de los paisajes que hemos visto en "modo subida". Si estamos atentos y en silencio seguro sorprendemos alguna cabra salvaje pasturando libremente.

Selfie de despedida, con la Penya de l'Àguila (al fondo) desde su collado


2 horas 15 min. (420 m) Pont de la Cova dels Rosegadors

En una hora, más o menos, estaremos de nuevo al pont de la Cova dels Rosegadors.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Aquí os dejo con el dulce recuerdo de esta entrañable ruta que tanto me sorprendió... y no tan sólo por poder llegar a tan ansiada cima, también por todos los paisajes y detalles que me regaló su trayecto.

Padre... aquí te dejo este escrito que ha querido ser tus piernas para poder llegar a esa cima que tanto me hablaste... este escrito que ha querido ser tus ojos para poder ver, nuestra querida Sénia, de la forma que tan sólo la pueden ver... ¡las águilas!