viernes, 4 de abril de 2014

Ajedrez a tres… cuando dos son minoría

En esta ocasión hablaremos de ajedrez... sin duda alguna, mi juego de sociedad preferido.

El ajedrez considero que debería ser un objeto indispensable en cualquier casa y que todo el mundo tendría que saber jugarlo o... al menos, saber mover sus piezas. J


"Ajedrez Giacometti" del artista barcelonés Jordi Pascual Morant
El ajedrez es un juego con muchísimas variantes: en este artículo nos centraremos en uno de los tipos más importantes: las pensadas para ser jugadas por tres jugadores simultáneamente y en un mismo tablero.


Tipos de ajedreces para tres jugadores 

Ajedrez hexagonal de Filek

El primero que citaremos lo inventó el polaco Jacek Filek. Se juega en un tablero de forma hexagonal:

Ajedrez hexagonal de Filek  Fuente
Este es el modelo que yo dispongo y con el que profundizaremos, en detalle, en este artículo.
  
Ajedrez a tres bandas

El segundo modelo también lo inventó el doctor Jacek Filek y se trata de un tablero con tres bandas bien definidas para cada jugador:

Ajedrez a tres bandas  Fuente
A pesar de la forma diferente de los dos tableros de Filek, las reglas de juego son las mismas en ambos casos.

Ajedrez hexagonal de Glinski

Otra variante muy popular es el ajedrez para tres jugadores de Glinski:

Ajedrez hexagonal de Glinski  Fuente
Como podemos ver, también se presenta en un tablero en forma de hexágono pero, en este caso, las casillas siguen una trama tipo panel de abeja. Las reglas para esta variante del ajedrez, podéis consultarlas al siguiente enlace de Wikipedia.

Ajedrez circular

Los ajedreces de tipo circular son otra variante muy interesante. También existen modelos para poder ser jugados por tres personas a la vez:

 
Ajedrez circular  Fuente
Como podemos observar, en el centro del tablero tenemos una circunferencia de un tono diferente: se trata de un espacio por donde las piezas podrán circular pero no podrán pararse. También se ven un montón de líneas superpuestas en forma de gota: sirven para definir los movimientos diagonales (por ejemplo para los alfiles). Otro detalle curioso del tablero son unas pequeñas barreras verdes (pintadas junto a las torres): están puestas allí para tener una referencia de cómo colocar nuestro grupo de piezas al comienzo de la partida y para evitar que las torres puedan capturar a sus adyacentes de forma directa.

Para jugar, las reglas son las mismas que las de un ajedrez convencional, pero el movimiento de las figuras se deberá adaptar a la forma redonda del tablero: las torres se mueven en círculos concéntricos o diametralmente (atravesando el centro del tablero), los alfiles se mueven en diagonal (siguiendo las citadas líneas en forma de “gota”), los caballos saltan igual (2+1 o 1+2), los peones avanzan en líneas diametrales (saltando el círculo central) y capturan en diagonal y la reina y el rey combinan los movimientos de torre y alfil.

Ajedrez triangular

La última variante que os mostraré (seguramente hay muchas más) es el ajedrez para tres jugadores con casillas de forma triangular:

 
Ajedrez triangular  Fuente
Este modelo es el único que os expongo que desconozco sus reglas, aunque se pueden intuir facilmente.

Ajedreces para más de tres jugadores

Existen otras variantes de ajedrez para ser jugadas por un número ilimitado de personas (4, 5, 6…) participando todos en un mismo tablero. Como es de imaginar: cuantos más jugadores, mayor va ser la complejidad de los tableros y del propio desarrollo del juego.

Ajedrez para cuatro. Es la única variante "multioponente" que conserva el tablero ortogonal  Fuente

Ajedrez para tres jugadores

Presentación

Ya hace años que conocía la existencia de los ajedreces para tres jugadores. Pero no fue hasta hace poco, que me puse a buscar por Internet, y encontré en venta el modelo hexagonal de Jacek Filek.

Set completo de mi ajedrez hexagonal de Filek

El mío es una edición de madera de 45 centímetros. El tablero es abatible mediante unas bisagras y se convierte en una lujosa caja (forrada de terciopelo) donde se guardan los tres equipos de trebejos.

Piezas guardadas al interior del "tablero-caja"

Preparación del juego

El tablero tiene forma de hexágono y presenta 96 casillas irregulares. Si nos fijamos, en sus 6 lados, alternan marcas con letras (de la A a la L) con números (del 1 al 12).

Se utilizan tres equipos: blancas, negras y… ¡rojas!, con las mismas 16 piezas que se usan en un ajedrez convencional.

Los trebejos rojos se sitúan en el lado A-H del hexágono, los blancos en el flanco L-A y los negros en el costado H-L. Los jugadores blanco y negro montan sus fichas con la misma posición inicial que en el ajedrez clásico, el jugador rojo puede elegir si colocar la reina a la derecha o a la izquierda del rey.

Comienzan las rojas y se juega por turnos (siguiendo el sentido de las agujas del reloj). Se utilizarán las mismas reglas que un ajedrez convencional.

Posición inicial del ajedrez hexagonal de Filek

Movimiento de las piezas

El movimiento de las piezas sobre el tablero es idéntico al ajedrez clásico, pero habremos de tener en cuenta 2 factores:

La forma hexagonal del tablero, distorsiona la forma regular de sus casillas. Esto provocará que las trayectorias de las piezas no sean rectilíneas (como pasa en el ajedrez convencional) y que se arqueen o se formen ángulos.

Por otra parte, la simetría trigonal del tablero, hace que en su centro de forme un punto triple con casillas blancas y un punto triple con negras… Esto nos dibuja una curiosa estrella de seis puntas (marcada en la imagen siguiente) que afectará el movimiento de las piezas cuando pasen o estén en ella.

Detalle de la "estrella central" del tablero (con sus puntos triples blanco y negro)
Dicho todo esto, comencemos mirando el movimiento de la torre (ya que es el más sencillo de entender). Su desplazamiento es de la misma forma que haríamos en un ajedrez convencional: movimientos en horizontal o vertical.

Debido a la forma del tablero, al cambiar de cuadrante, tendremos un pequeño giro en su trayectoria.

El movimiento de la torre es el único caso que no le afecta las casillas de la “estrella central”.

Movimiento de las torres
El movimiento del alfil es, como siempre, en la diagonal de su color.

Si la trayectoria pasa por el centro de la estrella central, al haber un punto triple, tendremos la posibilidad de escoger cual de los 2 caminos queremos seguir.

Movimiento de los alfiles
El desplazamiento de la reina, al igual que en el ajedrez clásico, es una combinación del movimiento de una torre y un alfil.

Movimiento de la reina
El desplazamiento del rey es en todas las direcciones avanzando una única casilla. Una vez más, si se encuentra en la posición de la estrella central, ampliará sus movimientos debido al punto triple.

Movimiento de los reyes
Los peones se mueven de la misma forma que lo harían en un tablero clásico: avanzan hacia su casilla delantera una unidad (en la de salida pueden desplazarse dos unidades).

La captura también es una casilla en diagonal. Si el peón se encuentra en el punto triple, podrá capturar hacia las 2 direcciones de este punto.

Movimiento de los peones
Por último, el movimiento del caballo, a priori es el más complicado de ver. Para entenderlo (como hacemos en el ajedrez convencional) debemos desplazarlo horizontalmente/verticalmente, desde su posición, 2+1 o 1+2 casillas. Nos deberían salir (como mucho) 8 posiciones:

Movimiento del caballo
Pero si el caballo se encuentra en la estrella central del tablero y seguimos "su regla de movimiento", aparecerán 2 posiciones más:

Movimiento del caballo (dentro de la estrella central)

Desarrollo de la partida

Al jugar tres personas a la vez, provoca que cada jugador tenga que preveer los movimientos de los otros dos contrincantes. Es decir, los jugadores no sólo deben concentrarse en su propio ataque y defensa doble... sino que, también, deben estar muy atentos a los movimientos que los otros jugadores se hacen entre si.

Esta variante del ajedrez provoca complejos factores de índole psicológico: es totalmente lícito realizar alianzas y romperlas cuando sea intencional o ventajoso para nosotros… ¡todo vale!, incluso la traición… ¡Sólo puede ganar uno!

A diferencia del juego convencional, en el ajedrez para tres jugadores, tenemos que capturar (comernos) al rey enemigo. Porque un jaque mate no garantiza que ganemos la partida, ya que el tercer jugador debe, si puede, evitarlo.


Modalidades de juego

Existen tres modalidades de juego, dependiendo de cómo acabemos la partida tras el primer jaque mate:

  1. La más habitual es que, tras un jaque mate, si ni el jugador amenazado ni el tercero pueden evitarlo en su turno siguiente, el atacante capturará el rey jaqueado, ganando automáticamente la partida. Los otros dos contrincantes la pierden por igual.
  2. Otra modalidad es que, tras la captura del rey, el juego continúa. Pero el jugador que ha realizado el jaque mate con éxito, toma el mando de los trebejos del vencido, uniéndolos junto a sus propias piezas, y continúa con todo el bloque contra el tercer jugador.
  3. Y, en el tercer caso, tras la captura del rey, los dos equipos supervivientes continúan jugando, cada uno con sus propias fichas. Pero se dejan inmóviles, sobre el tablero, las piezas restantes del jugador eliminado. Estas servirán de barreras para nuestras estrategias y pueden ser eliminadas, capturándolas de forma normal.
Quisiera añadir una cuarta modalidad: una partida de dos contra uno. Ideal para cuando se enfrentan tres oponentes y uno es sobradamente superior a los otros dos. Desde el principio, los dos equipos aliados (blancas y negras) deberán unir esfuerzos para ganar al "maestro" (jugando con rojas). Si uno de los dos equipos hace jaque mate al equipo rojo termina la partida (ganan los dos por igual), pero si el experimentado "captura" uno de los 2 reyes oponentes, se continuará jugando siguiendo alguna de las 3 modalidades antes descritas.

Espero que os haya gustado este escrito sobre el ajedrez a tres, espero vuestros comentarios, espero que os hagáis seguidores del blog.

¡Hasta el próximo mes!

martes, 11 de marzo de 2014

Cinexin. La película debe continuar

Después de 3 meses sin escribir, hoy regreso para tomar de nuevo las riendas de mi blog. Sí... hoy retomo mis publicaciones mensuales con un post no muy extenso y (quizás) poco profundo... Hoy, voy a reencontrarme con ese niño que abandonaron en las tinieblas de un Cinexin, para agarrarlo de su mano y volver a caminar juntos, en busca de la felicidad.

¡Comencemos!

El año pasado, para mi santo, una semana antes de Navidad, me regalaron un juguete añorado que tuve en mi infancia… un juguete que andaba buscando desde hacía algún tiempo: ¡el Cinexin!

Caja original de mi Cinexin

El ejemplar que conseguí se trata de la primera versión que lanzaron de este famoso proyector cinematográfico infantil. La misma versión que yo tuve a principios de los ochenta.

Mi Cinexin se encuentra con un estado de conservación inmejorable y está totalmente completo (con sus instrucciones, hoja de garantía, etc.). Junto al proyector venía una película en blanco y negro: “Popeye Esquiador Olímpico”, más tres películas a todo color: “Donald Campeón de Hockey”, “La Siesta de Goofy” y “Donald en Bicicleta”. Además, con todo este pack, me entregaron un set original con 6 bombillas Cinexin de recambio.

Contenido (completo) de mi caja de Cinexin
Al igual que hicimos con la publicación de Geyper hace unos meses (cuando hablamos de sus Juegos Reunidos), en esta ocasión también empezaremos este pequeño artículo, haciendo un poco de historia de la empesa Exin.


Exin

“Exclusivas Industriales Sociedad Anónima” (EXIN) fue una compañía española, fundada por Ramón Carroggio Socías. Apareció en 1951 y se dedicaba, inicialmente, a la fabricación de utensilios de plástico, pequeños electrodomésticos y juguetes… Con el paso de los años, su actividad acabó centrándose, únicamente, a la línea de producción juguetera.

Lamentablemente Exin cerró sus puertas en el año 1993. Tras su desaparición, la empresa Popular de Juguetes, se hizo con los derechos de fabricación. Esta empresa también quebró , tomando sus derechos, en 2010, Giro.

Entre los muchos productos que Exin lanzó al mercado, hubieron algunos que fueron verdaderas joyas y mitos como: el Madelman, el Exin Castillos, el Tente, el Scalextric o el que trataremos en esta ocasión: ¡el Cinexin!



Cinexin… ¡El Cine sin Fin!

1ª generación

En 1971, Exin presentó uno de sus juguetes más famosos y que se mantendría durante más tiempo en su catálogo general: el Cinexin. Se trataba de un proyector de películas para niños que usaba el formato cinematográfico de 8mm (también conocido como Doble 8). Esta primera generación se distribuyo con 2 referencias: la 300, las primeras versiones y la 0800, las posteriores (como la que yo dispongo).

Proyector Cinexin de 8mm (1971)   fuente
Este juguete nacía inspirado en otros proyectores aparecidos en otros países. De hecho, se trata de una réplica del “Easy-Show Movie Projector” (1968) de la marca británica Chad Valley Toy Company, distribuido por la empresa Kenner en Estados Unidos.

Easy-Show Movie Projector (de Kenner) con el que se inspiró el Cinexin   fuente
El Cinexin original incluía una lente condensadora en la misma bombilla del proyector. Estas bombillas eran de tipo gota lente de 3,7V y 0,3A e iban alimentadas 3 pilas LR-20/D.

Set original de 6 lamparas de recambio para el Cinexin
Su carcasa estaba construida con un material plástico naranja muy resistente y que contaba con un mecanismo de proyección manual que resultó clave de su éxito, pues era el propio niño quien decidía si hacer avanzar, retroceder o congelar la imagen.

Partes del proyector Cinexin (clicad para ampliar)   fuente
La pantalla de proyección venía incluida en la contratapa de la caja original, aunque se podía visionar sobre cualquier pared o superficie blanca.

Pantalla de proyección en el anverso de la tapa (con sus 2 pestañas para fijarla)
Las películas para este juguete se vendían por separado, inicialmente sólo estaban disponibles en blanco y negro. Iban enrolladas en una bobina sin fin, diseñada para evitar tener que rebobinar, lo que hacía más sencillo el juego. El enhebrado de la película, para esta primera generación, se hacía manualmente.

Película en blanco y negro (en bobina roja), más tres películas completas en color
2ª generación

Doce años más tarde de su debut, en 1983, Exin lanzó una versión mejorada de su juguete llamada: Cinexin Super 8, con la película protegida dentro de un casete, entre otras novedades.

Super Cinexin de Exin (1983)
3ª generación:

Tras la desaparición de Exin en 1993, la empresa Popular de Juguetes, a finales de los noventa, rescató la idea reeditando nuevos modelos de Cinexin.

Cinexin de Popular Juguetes (finales de los 90)

En 2007, por motivos económicos, también tuvo que cerrar la juguetera Popular Juguetes.

4ª generación:

Ya en otoño del 2010, la empresa GIRO presenta el Cinexin de cuarta generación en tres variantes: Princesas, Disney clásico y Toy Story. Compactos y de costes más económicos.

Los tres modelos de Cinexin de Giro (2010)

Para terminar, me gustaría que todos volviéramos a ser niños por unos instantes. Me gustaría que nos sentásemos en el suelo, cerrásemos las luces y encendiéramos la cálida lámpara de nuestro Cinexin.

Envueltos por su áurea mágica y con el ambiente cargado de inocentes risas y olor ganchito y Fanta; la película arranca trazando ilusiones en nuestras atentas miradas. El "traca-traca" del rotor va fusionándose con el de nuestros propios corazones. Los fotogramas pasan, delante de nosotros, alegres y despreocupados... Van pasando... alegres y despreocupados, a pesar de la infinita tristeza que me va embargando y cegando.

¡Despierto!, vuelvo a ser mayor... vuelvo a estar solo en la solitaria habitación... Mientras tanto, la película sigue impasible delante mis desenfocados ojos… sigue, ¡sin fin!

Niños aplaudiendo al final de la proyección, en el anuncio de Cinexin (años setenta)
Espero que os haya gustado. Espero vuestros comentarios. Espero que os hagáis seguidores de las Piedras de la Ágora

¡Gracias a todas y todos por vuestro apoyo en estos momentos!

sábado, 1 de febrero de 2014

Jos Racero - De Aquí al Infinito

El siguiente escrito ha sido cedido por el blog: Música Crónica, de mi buen amigo David Monserrat. Y a sido transcrito íntegramente, a continuación.

David, muchas gracias por darle voz a "Las Piedras de la Ágora" en estos momentos de silencio personal:

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Jos Racero, compositor, intérprete y productor, pone su pop-rock al servicio del Ave Fénix que llevamos dentro, esa que permite levantarte para seguir luchando por alcanzar tus sueños. De Aquí al Infinito es su primer disco, un debut en el que rebosa pasión y espiritualidad a partes iguales.


En canciones como "Salta al vacío” o “Ven conmigo al infinito” nos anima a ser valientes en la vida; refleja la melancolía de los sentimientos perdidos en "No puedo hablarte" y “Corazones de carbón”, incluso hay lugar para el inconformismo ante la situación de crisis actual en "Hecho de cristal" y “Vive la realidad.

Momentos para la reflexión mística con “Renacer” y “Con tu voz” en busca de la dignidad y plenitud como ser humano; el pesar ante los vaivenes amorosos en el primer single “Qué casualidad” (ver siguiente vídeo), fuerza serena en la esplendorosa “Flor de Lis” y pura dulzura en la intimista “Sin tus alas”, donde la voz y el piano funden la melodía con el dolor por la pérdida del ser querido, en un final de álbum rebosante de emotividad.


El sábado 15 de febrero presenta De Aquí al Infinito con toda la banda en el Cabaret Berlín de Barcelona.

David Monserrat

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Hoy 16 de marzo, un mes y medio después de la publicación de este escrito y con "Las Piedras de la Ágora" (más o menos) normalizadas, he querido incluir una instantánea que me hice, junto a Jos Rancero, en un concierto acústico que realizó, este pasado día 5, en el B Hotel (de Barcelona). Concierto que tuve la suerte de asistir como enviado especial de Música Crónica.

Gracias Jos, por tu cordialidad y alegrar con tu voz nuestros corazones...
Gracias David, por tu incondicional apoyo...
Gracias a todos por esperarme... ¡he vuelto! ¡¡De Aquí al Infinito!!

Junto al cantante Jos, al final de su concierto acústico

miércoles, 1 de enero de 2014

¡Hasta pronto amigos!

Por motivos personales, y de forma indefinida, dejo de escribir mis publicaciones mensuales en este blog.

El abrazo de un ángel a un desamparado
¡Volveré!, no tengáis ninguna duda...

Humbert Sanz i Vaqué, enero de 2014

jueves, 12 de diciembre de 2013

Iaio, jo no vull ser militar!

Este post lo quiero dedicar a mis abuelos (José, María, Francisco y Lucía)
y a todas aquellas personas inocentes y anónimas
que sufrieron la cruda experiencia de la Guerra Civil Española.

El otro día mi madre, ordenando lo que fue la casa de sus padres, encontró unas hojas encuadernadas firmadas con mi nombre. Esos papeles que guardaban mis abuelos, eran un trabajo que hice de ciencias sociales cuando cursaba 3º de BUP (lo que hoy equivaldría a 1º de bachillerato) allá por el año 1990.

Y es que, durante ese curso, tratamos la Guerra Civil Española. La profesora nos pidió (aprovechando que todos todavía teníamos algún pariente vivo que había pasado aquella terrible guerra fraticida) les hiciéramos una especie de entrevista para que nos explicaran como la vivieron… como la sobrevivieron...
  
Guernica (1937) de Pablo Ruiz Picasso, representa los horrores de la Guerra Civil

Yo, por entonces, aun conservaba mis dos abuelos maternos. Los dos tenían tristes, pero interesantes historias que contar de aquel gris periodo de la historia de España… Escogí a mi abuelo porque él fue soldado y estuvo al frente en la Batalla del Ebro.

Pero lo cierto es que, mi abuelo (don Francisco Vaqué), no empuñó en toda la contienda ningún fusil, cosa que siempre le enorgulleció… Su única arma fue una máquina de escribir, ya que era el encargado de escribir los reportes de guerra de la tropa.

Soldado canadiense escribiendo un reporte en la 1ª Guerra Mundial. Fuente

Mi abuelo me contaba que, cuando estallaba alguna batalla, al no poder repeler el ataque, debía guarecerse donde buenamente podía, rezar y, sobretodo, proteger (con su vida) la pequeña máquina de escribir ya que, en caso de perderla o dañarla, hubiese sido fusilado.

Estuvo de soldado durante toda la Guerra Civil (desde los 21 hasta los 24 años)… estuvo en la larga y sangrienta Batalla del Ebro: cruda contienda donde hubo muchas bajas en los dos bandos.

Perdió la guerra y fue apresado por las tropas franquistas, lo tuvieron en un campo de concentración donde, por fortuna, salvó la vida. Luego, lo desplazaron a Euskadi y al sur de Francia hasta que terminó la guerra.

Cuando regresó a su Tortosa natal, se encontró con una ciudad arrasada por las bombas… tardaron muchos años en reconstruirla, tardaron toda una vida para curar esas heridas...
  
Puente de la Cinta caído sobre el río Ebro (1939) en una Tortosa destrozada por las bombas. Fuente

Pues bien, releyendo la entrevista, me doy cuenta que hoy: más de 23 años después, seguramente, a mi abuelo le hubiese preguntado más cosas de aquel triste pasaje de su vida… Pero, lo cierto es que, las preguntas que hice durante la interviú, habían sido “sugeridas” por la profesora para que las hiciéramos (a nuestra manera) a los entrevistados.

Pero bueno, a pesar de ese conductivismo pedagógico, aquella charla con mi yayo me impactó muchísimo… ¡sus palabras me hicieron madurar de golpe! Me impactó conocer, de la voz de un testigo, las barbaries de una guerra tan próxima… Quedé tan tocado que, después de aquel diálogo, decidí hacerme pacifista.

Poco después, al cumplir la mayoría de edad, fui llamado a filas para realizar el Servicio Militar Obligatorio. Asesorado por los consejos del gran amigo de mi padre y activista de Justicia y Paz, Arcadi Oliveres, fui prorrogando por estudios mi incorporación a la “mili”... cuando acabé la carrera, me declaré objetor de conciencia por motivos morales.


Arcadi Oliveres i Boadella

El ministerio de defensa aceptó mi petición... teniendo que realizar, a cambio, la prestación social sustitutoria. La PSS me tocó hacerla en un casal de jubilados: cuidando de los ancianos más achacosos... nonagenarios que también habían pasado aquella nefasta guerra... de viejecitos que me llamaban, cariñosamente: "el soldat" (el soldado).

Por eso, aquella charla con mi yayo, no sólo fue material para un trabajo de instituto… aquellas palabras fueron para mí una clase magistral a mi moral y educación antibelicista.
  
Con mis yayos Paco y Lucía en Barcelona (1987)

A continuación os dejó con la redacción (integra) de aquel trabajo que cambió mi vida... Las imágenes que veréis han sido añadidas, actualmente, para reforzar los contenidos del texto:

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

EXPERIENCIAS DE LA GUERRA CIVIL


Humbert Sanz i Vaqué
3º B.U.P. – A – núm.33
Escola Casp
Mayo, 1990


Índice

1.- PRESENTACIÓN

2.- TRANSCRIPCIÓN DE LA CINTA REGISTRADA
            2.1.- Hechos políticos y religiosos
            2.2.- Economía
            2.3.- Vida cotidiana
            2.4.- Vida al frente

3.- BREVE BIOGRAFÍA DEL PROTAGONISTA

4.- REFLEXIÓN
4.1.- Valoración de la actitud del protagonista durante le entrevista
4.2.- Valoración de la actitud del entrevistador
4.3.- Valoración personal del período      
4.4.- Valoración del trabajo

5.- BIBLIOGRAFÍA


1.- Presentación

Estimados lectores tenemos, ante nosotros, el testimonio de las vivencias de una persona que, durante el período comprendido entre 1936 y 1939, sufrió las consecuencias del hecho más nefasto ocurrido este siglo en España: la Guerra Civil.

Mi yayo Paco (Francisco Vaqué) nos explicará qué pasó durante aquella guerra y como la vivió él... nos explicará como luchó, como sufrió, como la perdió...

No es nada gratificante remover unos terribles hechos ocurridos hace más de cincuenta años, sin embargo, creo que es muy ejemplificador (para que no se vuelva a repetir nunca más) conocer como todo un país se enfrentó violentamente y acabó perdiendo sus libertades.

La entrevista con mi abuelo la mantuvimos a principios de este año. Con su consentimiento, la registré íntegramente en una cinta de cassette. Veréis que las diferentes preguntas se han dividido en cuatro partes: hechos políticos, economía, vida cotidiana y vida al frente.

Os dejo con la transcripción completa de la interviú:


2.- Transcripción de la cinta registrada.

2.1.- Hechos políticos y religiosos.

- Buenos días yayo.
- Buenos días Humbert.

- Aquí en Catalunya, la Batalla de la Ebro marca un punto  de inflexión en el desarrollo de la Guerra Civil, ¿por qué?
- Porque la Batalla del Ebro fue la más dura y con más fuerzas de ejército por los dos lados. Decidió, casi, la guerra.

Instantánea de la Batalla del Ebro: soldados cruzando a pié el río, en Miravet. Fuente 

- Tú estuviste en ella, ¿no?
- Sí, estuve por la zona de Gandesa.

- A pesar de que la Guerra Civil fue un enfrentamiento de ámbito nacional, hubieron aliados extrangeros, ¿no?
- Sí.

- ¿Quien dio apoyo a las tropas franquistas desde el exterior?
- Los alemanes, los italianos y los musulmanes del protectorado español.

- ¿Y quien dio apoyo a la República?
- Rusia y... al principio, el Reino Unido y Francia.

- ¿Importancia de la Falange durante la guerra?
- Fue muy importante para el bando franquista...

- ¿Todos los sacerdotes eran franquistas?
- No. Porque la política es una cuestión muy personal... habían que pensaban una cosa y habían que pensaban otra.

- Sin embargo, muchos acabaron siéndolo, ¿por qué?
- Muchos acabaron siéndolo, porque (algunas personas) del bando republicano los mataban solo por ser religiosos.

2.2.- Economía.

- ¿Había mercado negro durante la guerra?
- Sí.

- ¿Por qué crees que había?
- Hombre, todo se hacía de “estraperlo”...

- Algunos ayuntamientos emitían dinero propio por falta de dinero estatal. ¿Sabes de algún caso?
- Sí, algún pueblo lo hizo. Me pienso que en Tortosa también emitieron… a pesar de que no lo puedo asegurar, porque fui soldado y no estaba en mi ciudad.

Billete de 50 céntimos de peseta, emitido por el ayuntamiento de Tortosa en 1937

- Si no había dinero, supongo que se extendió el intercambio de productos (el llamado “trueque”).
- Por falta de dinero no. Lo que pasaba es que estos no tenían ningún valor, me explico: podías dar 10.000 pesetas, por ejemplo, por una col y nadie te la vendía. Si la querías, debías ofrecer otro producto como: huevos, arroz, aceite...

- ¿Durante la guerra había lo que podríamos considerar una producción industrial normal?
- Bien, había fábricas, pero de armamento. En Tortosa mismo había una que después trasladaron a Vic. Todos los recursos se dedicaron prioritariamente a la guerra y, el resto, mira... iba haciendo.

- ¿En que estado estaba la agricultura, la ganadería, la pesca?
- Puedes hacerte una idea… ¿Quien quedaba para trabajar?, ¿para qué hacerlo? La gente tenía miedo de los bombardeos. Seguramente debía haber algo... pero, muy poco.

- Durante la guerra, ¿la gente pasaba hambre?, ¿por qué?
- Sí. Porque no había casi nada para comer. Alguna vez, incluso, los civiles venían a comer de los soldados.

- ¿Los productos de consumo, eran fáciles de lograr?
- No. No había casi nada… Si alguien tenía algo lo guardaba, porque, como he dicho antes, aquello tenía más valor que el dinero.

2.3.- Vida cotidiana.

- ¿En caso de bombardeo, que hacía la población civil?
- Iba a los refugios: metro, sótanos e, incluso, trincheras hechas expresamente.

Madre mira al cielo recelosa, viendo como pasan los bombarderos en Euskadi. Fuente

- La población civil que no estaba a primera línea: gente mayor, niños, mujeres... ¿huyeron de las ciudades?
- Sí. Pero no por propio gusto, sino por urgencia. Por ejemplo, muchos de Tortosa huyeron a Girona, que estaba más lejos del frente.

- El número de nacimientos, supongo que disminuyó, teniendo en cuenta que casi no hubo matrimonios durante la guerra, ¿no es así?
- Yo pienso que los años 1938 y 39 fueron los que menos nacimientos hubo del siglo. Los hombres iban a la guerra y los que quedaban eran demasiado mayores o demasiado jóvenes. Aunque no lo puedo afirmar, porque desconozco las estadísticas, creo que tampoco hubo demasiados matrimonios.

- ¿Murió mucha gente civil?
- Sí, murió mucha gente... La única justificación para matar, para muchos, era simplemente que no tenían las mismas ideas.

- A parte de matar sólo por tener ideas diferentes, ¿piensas que también pudo haber factores de tipo más personal?
- Los factores personales tenían tanta importancia como los políticos. Cualquier motivo que hubiese era suficiente. Por ejemplo, este me debe dinero, ahora que tengo más fuerza… ¡lo mato!

- ¿A los lugares conquistados por Franco, hubieron muchas represalias?
- Mira Humbert… represalias, en las guerras, siempre hay. Tanto si eres de uno o del otro bando.

- Cambiando de tema. ¿Los espectáculos públicos siguieron igual, o quizás cogieron un cariz más político durante la guerra?
- No lo sé. Pero supongo que había mucha política. Yo de la guerra no recuerdo cines, bares, ni diarios... solo armas y tiros.

2.4.- Vida a la frente.

- ¿Y tú como pasaste la guerra?
- Mira, hijo, nada más hay que decirlo: ¡guerra!

- ¿Pasaste hambre?
- No, yo no. Nadie en el ejército pasaba hambre.

- ¿Quien hacía la comida para los soldados?
-  Lo hacían los cocineros de la tropa.

- ¿Podías dormir bien generalmente?
- De eso tampoco me puedo quejar... dormía suficiente.

- ¿A parte de Gandesa (que nos has dicho anteriormente), por donde te moviste?
- Por muchos lugares, estuve por Mollerussa y Gandesa... estuve en la Batalla del Ebro.
  
Infantería republicana al ataque, una vez vadeado el Ebro con éxito. Fuente

- ¿Estuviste más por el campo o por las ciudades?
- Yo no pisé, prácticamente, ninguna ciudad durante la guerra.

- Así pues, ¿tuviste poca relación con la población civil?
- No mucho.

- ¿Y quien defendía los pueblos en caso de ataque enemigo?
- Siempre había una parte del ejército destinada, pero reducida en los casos que conozco.

- Para terminar le entrevista y considerando que, actualmente, se te ha reconocido el grado militar de sargento republicano por méritos de guerra, ¿nos podrías explicar como ha sucedido?
- Bien, tú lo has dicho: por “méritos de guerra”... Durante el año 1938, hubo una cruda batalla con muchas muertes y muchas bajas de cargos militares. Los que quedábamos de a pie nos iban ascendiendo (sin más motivo que este): primero fui cabo y, después, sargento.

-Muchas gracias abuelo por tu sincero testimonio.
-Muchas gracias a ti, Humbert, por escucharme.


3.- Breve biografía del protagonista

Francisco Vaqué es mi abuelo materno. Tiene 75 años, está jubilado y es de religión católica.

Nació en Tortosa el 1915. A los 13 años, comenzó a trabajar como botones. A los 15 años ingresó en el Banco de Tortosa (que más adelante pasó a ser el Banco Central) donde trabajó hasta la jubilación, excepto el tiempo que estuvo en la guerra…

El año 1936, con 21 años, fue llamado para ingresar al ejército republicano. Durante la Guerra Civil fue nombrado cabo y, posteriormente sargento.

Terminada la contienda, se casó con su primera esposa: Maria Cinta. Desgraciadamente ella murió poco después durante el parto de su primer hijo que, también, falleció durante el alumbramiento.

En el año 1944 conoció a mi yaya Lucía, viuda de guerra, y se casó con ella ese mismo año. De este segundo matrimonio tuvieron dos hijos: Lucía, mi madre, y Francesc.

Al cumplir los 50 años le descubrieron un glaucoma, a consecuencia del cual quedó ciego de un ojo.

En el año 1972, se vinieron a vivir a Barcelona.

El año pasado, fue víctima de una embolia cerebral que le ha afectado la parte derecha del cuerpo y que, con gran fuerza de voluntad, poco a poco, ha ido venciendo.


4.- Reflexión

4.1.- Valoración de la actitud del protagonista durante le entrevista

Bien, creo que mi abuelo, durante la entrevista, ha tenido una actitud diferenciada ante las preguntas. Las podemos dividir en dos grupos: las preguntas más embarazosas, las ha rehuido respondiéndolas muy dignamente. Las cuestiones más banales, las ha contestado de forma más relajada. En general me ha sorprendido mucho la charla abuelo-nieto que hemos mantenido, hasta hoy nunca habíamos tenido una conversación tan profunda y delicada.

Durante la entrevista no ha mostrado contradicciones en sus razonamientos ni se ha mostrado partidista.

Sus problemas de expresión durante le entrevista y la poca extensión de sus respuestas, también es, en parte, a su dificultad comunicativa debida a la reciente embolia antes mencionada.

4.2.- Valoración de la actitud del entrevistador

El hecho de entrevistar a una persona mayor que ha vivido la terrible experiencia de una guerra y, que además, esta persona sea tu propio abuelo, es un trabajo dificultoso, porque nunca sabes si lo que le preguntarás afectará a su sensibilidad o le llevará recuerdos demasiado dolorosos.

Por ello, antes de registrar la entrevista, le leí todas las preguntas que le quería hacer, para así, poder consensuarlas.

4.3.- Valoración personal del período

El año 1936, durante la segunda República, tuvo lugar el golpe de Estado del General Francisco Franco. Eso desencadenó la Guerra Civil española.


 Vicente Rojo Lluch (Jefe del Estado Mayor de la República) y General Francisco Franco. Fuente

Nos podemos preguntar: por qué ganaron las tropas franquistas frente las republicanas… analicémoslo:

España, tras el golpe, queda dividida en dos partes: Castilla la Vieja, Navarra, la mayor parte de Aragón y de Andalucía bajo el bando franquista. Madrid y los litorales cantábrico y mediterráneo quedaran controlados por los republicanos.

Franco contaba con la mayoría del ejército de tierra y todo el de Marruecos español. Los republicanos contaban con la marina y con el ejército del aire.

A pesar de ser un conflicto nacional, también participaron otros países como Italia y Alemania, dando apoyo a los nacionales, y la URSS a los republicanos.

Desde un primer momento, las guardias de asalto, los carabineros y la guardia civil defendieron la república en frente los sublevados.

Teniendo en cuenta todos estos factores, parece que las fuerzas de los dos bandos estaban bastante equilibradas… incluso, puede parecernos, que los republicanos tenían una cierta ventaja... sin embargo quien ganó fue Franco, ¿por qué?

Creo que la respuesta no es fácil, podemos hacer miles de conjeturas... yo, personalmente, pienso que Franco (astuto y buen estratega) atacó la endeble república y la pésima situación político social que pasaba España en aquellos momentos. Supo imponer su poder por las armas… un poder, ampliamente respaldado por los poderosos países fascistas europeos que se aliaron con él. Finalmente, el resultado de esa guerra, fue una dictadura militar que duró casi 40 años y que privó a todo un país de sus libertades más legítimas.

Videomapa del avance franquista durante la Guerra Civil

Pero, por otra parte, también creo que si hubiese perdido Franco, la posguerra tampoco no habría sido nada agradable... En primer lugar: pudiera ser que se hubiese reinstaurado la república y, quizás, hubiese continuado la etapa de profunda crisis y caos que estaba antes de la contienda pero, aumentada por los desastres y represalias de la propia guerra… una España republicana nos hubiese obligado a entrar, de nuevo (y, solo, al cabo de seis años), a otro conflicto bélico: la Segunda Guerra Mundial. Otra posibilidad, en caso que el bando republicano hubiese ganado, es que: para frenar posibles nuevos alzamientos fascistas, se hubiese instaurado en España una dictadura (pero, en este caso, leninista)... En cualquier caso, esto nunca se podrá saber…

4.4.- Valoración del trabajo

Bien, ya a las postrimerías de este trabajo, creo que sería conveniente hacer una valoración global del mismo.

La Guerra Civil siempre ha sido un tema que me ha impresionado. Ver como tantas personas inocentes perdieron la vida por una causa que se hubiese podido solucionar por un camino de diálogo y responsabilidad política. Ver aquellas fotos, envejecidas por el tiempo, donde ves quien sabes tú… personas humildes y sencillas… instantáneas de tristeza, miseria y muerte...


Un hombre mayor calienta, en plena calle, un cazo con agua a unos niños. Fuente

También era para mí importante dar voz a una persona que tanto admiro y quiero como es mi yayo Paco... así como a su mujer (la yaya Lucía) y a mis abuelos paternos (José y María... descansen en paz): los cuatro sufrieron los horrores de aquella guerra.

Creo que ha estado una experiencia preciosa poder hablar con mi abuelo de un tema tan serio como este, un tema que ambos siempre habíamos evitado tratar… Es un lujo para todos poder contar con el testimonio vivo de una persona que convivió la nefasta experiencia de la Guerra Civil.

Por otra parte, también creo que a él le ha hecho mucha ilusión ser el protagonista… a todos nos gusta que nos escuchen y más si, el que lo hace, es su querido nieto.


5.- Bibliografia

PARRILLA, José Antonio
Del onze de setembre fins ara
Vol. 3 de Breu Història de Catalunya
Ed. NONO ART, Barcelona, 1979, 1ª Edición

PEREZ NAVARRO, Francisco
Nosotros los catalanes
Ed. PLAN, Barcelona, 1978, 1ª Edición

VV.AA.
Enciclopedia Universal del Periódico
Ed. PRIMERA PLANA (Grupo Z), Barcelona, 1989, Edición especial

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Me gustaría terminar con unas palabras del escritor cántabro: Ricardo Fernández de la Reguera (1912-2000), extraídas de su libro: “Cuerpo a Tierra”. Unas palabras que nos hablan de aquellos que les tocó vivir una guerra en España... de aquellos que la sufrieron... murieron... de "todos" aquellos, de un bando y otro, que la perdieron:


Soldados nacionales cantando para afrontar sus miedos y penas. Fuente

“Vosotros, los que no estuvisteis allí, no sabéis lo que son esos hombrecitos feos, mal vestidos, sucios, piojosos; esos soldaditos de poca estatura y de gran corazón; esos inocentes arrastrados a defender una causa que casi todos ignoraban; esa “carne de cañón”. No; no sabéis cómo se puede amar a esos hombres incultos, malhablados, groseros, y también sufridos y valientes, con los que se han vivido años terribles, con los que se ha reído, y se lloró alguna vez, y se los fue dejando a tantísimos, tendidos para siempre sobre los campos de la patria.”