miércoles, 13 de julio de 2016

Pesca Loca y Laberinto Congost


Hace dos años, publiqué un escrito dedicado al Auto-Cross, ese mítico juguete de la desaparecida casa Congost. Si os acordáis, en aquel post: mostraba, destripaba y explicaba el funcionamiento de ese sencillo e ingenioso juego de conducción.

Pues bien, en esta ocasión, voy a exponeros mis otros 2 juguetes que tuve de Congost en mi infancia y que todavía conservo: la Pesca Loca y el Laberinto.

Pesca Loca y Laberinto Congost

Ambos juguetes (como todos los que creó la empresa de Luis Congost) son pequeños prodigios de la ingeniería. Se trata de aparatos lúdicos fabricados con exquisitez y utilizando buenos y duraderos materiales que aportaban a los niños y niñas sana diversión, reflejos y pericia.

Sin más preámbulos, bajemos ya esos dos viejos juguetes del desván y disfrutemos de una "alocada pesca" perdidos en el "laberinto" de nuestros más tiernos recuerdos.


Pesca Loca (1978)

Caja de mi Pesca Loca de Congost

La Pesca Loca de Congost es un juego infantil, competitivo y de habilidad, para 2 o 3 jugadores. Recrea un apacible lago, repleto de peces de colores moviéndose con trayectorias aleatorias sobre el estanque. Los diestros "pescadores" deben capturar el mayor número de escurridizos peces mediante una caña de pescar.

Si miramos el contenido de mi Pesca Loca tenemos, en primer lugar, el juguete propiamente dicho: un redondeado y cristalino estanque azul, rodeado por un verde y primaveral contorno (donde se alzan dos arbolitos) y una barquita que reposa sobre una pequeña playa, junto a la caseta de pescadores.

Juguete eléctrico de la Pesca Loca

El set también dispone: de 3 cañas de pescar, 9 pececitos (3 rojos, 3 amarillos y 3 blancos) y documentación varia (folleto de instrucciones, catálogo de juguetes Congost y una nota manuscrita por el propio Luis Congost).

Complementos de juego y documentación de mi Pesca Loca

El juguete funciona por un mecanismo electrónico alimentado por 2 pilas de tipo D o LR20. Estas 2 pilas "grandes" de 1,5V, se colocan dentro de la "caseta de pescadores": levantando su rojo tejado (a modo de tapa), donde también vemos el interruptor "On-Off".

Compartimento de las pilas e interruptor On-Off

Por cierto, como nos decía Luis Congost en su nota manuscrita. El juguete funciona igual si sólo ponemos una pila en cualquiera de los compartimentos... aunque, como es lógico, los peces se desplazarán más lentamente.

El motor de este juguete hace mover (en diferentes sentidos de la marcha) un sistema de varillaje oculto bajo la superficie del estanque.

Para saber si están funcionando estas varillas, frente a la caseta, tenemos un pequeño "chivato" que comenzará a dar vueltas cuando demos "On" en el interruptor. A parte, oiremos el característico zumbido del rotor.

"Chivato" que se pone en movimiento cuando encendemos el motor del juguete

Por otra parte, los peces tienen en su base un imán que se "engancha" a estas piezas metálicas ocultas bajo el estanque, dando la sensación de que tienen un movimiento autónomo y azaroso sobre del lago.

Imán ubicado en la parte ventral de los peces de colores

Para poder jugar a la Pesca Loca, cada uno de los participantes tomarán una caña de pescar y se situarán alrededor del lago. Se colocan los peces, donde se quiera sobre el estanque (con su imán mirando hacia abajo) y damos "On" al interruptor de detrás la caseta.

¡Pesca Loca dispuesta para comenzar a jugar!

Con la caña debemos pescar a los peces en movimiento: si nos fijamos la caña tiene un "anzuelo" acabado en anilla que tenemos que hacer pasar por el "gancho" situado frente la boca del pez. Una vez atrapado, levantamos la caña, retiramos el pescado del "anzuelo" y seguimos con la pesca.

La anilla del anzuelo ensarta el gancho de la boca del pez

A pesar de que Congost no los describió, pienso que hay 4 modos de juego:

1. A cada jugador se le asigna un color de pececillo (rojo, amarillo o blanco). Ganando quien saca sus tres presas primero del estanque.

2. Cada color de pez tiene su puntuación (por ejemplo: el rojo 5 puntos, el amarillo 3 y el blanco 1). Los jugadores han de pescar teniendo en cuenta el valor de cada animalito. Cuando no quede ninguno sobre el "agua", se hace un recuento ganando quien más puntuación haya "capturado".

3. El tercero es el modo de juego más básico. En este caso, no hacemos distinción en los colores de los peces, es decir: cada jugador ha de intentar pescar todos los que pueda. Al terminar gana quien más número de peces haya logrado apresar.

4. El último modo sería una adaptación para un solo jugador, propongo tres variantes:
  1. Pescar todos los peces del lago a contrarreloj, intentando superar las propias marcas.
  2. Pescar el mayor numero de peces (o puntos) dentro de un tiempo prefijado.
  3. Jugar sin tiempo... relajados, pescando sin prisas... concentrándonos, tan solo, con el movimiento caprichoso de los peces sobre el estanque... ¡a modo Zen!

Laberinto Congost (1979)

Caja de mi Laberinto Congost

Un año después de la salida al mercado de la Pesca Loca, apareció el Laberinto Congost. Uno de los tres juegos, de esta marca catalana, que dispuse de niño.

Mi Laberinto Congost

Los juguetes de tipo "laberinto" ya existían a finales de los 70. Se trataba de juguetes, generalmente de madera, con pasillos y agujeros por donde debíamos conducir una bolita hasta la meta (sin caer en ninguna de las trampas del recorrido). El manejo era mediante el uso de 2 empuñaduras que basculaban la plataforma de juego horizontal o verticalmente. Algunos laberintos más sencillos (y pequeños) el movimiento de la bolita se realizaba decantando todo el juguete hacia la dirección deseada.

Laberinto de madera clásico, con dos empuñaduras de juego. Fuente

El Laberinto Congost es un juego de tipo solitario, aunque también pueden participar varios jugadores por turnos. La gracia de este laberinto, respecto los clásicos de madera, es que el movimiento de toda la plataforma de juego lo hacemos a partir de una única palanca multidireccional.

Palanca multidireccional del Laberinto Congost

Mi unidad está completa, pero no conservo las instrucciones (si las tenéis, os agradeceré mucho si me las podéis pasar).

Si nos fijamos con el juguete, vemos que se compone por una plataforma amarilla, de base circular, dividida por 8 segmentos (donde se sitúa el entramado de paredes laberínticas) y 37 hoyos.

Plataforma circular amarilla. Con sus 8 segmentos laberínticos y 37 hoyos

Esta plataforma, como hemos dicho, bascula de forma solidaria con el movimiento de la palanca de juego. Por ejemplo, si nosotros movemos el joystick al "norte", todo el laberinto se abocará hacia el norte.

Si la bolita metálica cae por uno de los 37 agujeros, rodará radialmente por el interior, hasta uno de los 32 compartimentos ubicados, concéntricamente, en la base azul del juego.

Vista aérea de la plataforma laberíntica situada sobre la base azul de juego

En esta base azul de juego, encontramos también el "tablero de mandos", con la palanca de juego y un espacio donde guardar la bolita sin que se nos pierda cuando no jugamos.

Tablero de mandos con la palanca de juego y el compartimiento de la bolita (abierto)

La empuñadura de la palanca de juego no es la original... actualmente, lleva un mango que yo mismo restauré a partir de un taco de silla nuevo.

Este juguete funciona con un mecanismo totalmente mecánico y sin pilas, a partir de alambres, tensores y muelles que conectan la palanca con la plataforma de juego.

En reposo, la palanca queda decantada hacia el "suroeste" y, por tanto, toda la plataforma está abocada a esa dirección. De esta forma, podemos colocar la pelotita en la zona de salida sin que caiga por el laberinto.

Palanca en posición de reposo (decantada al SW), al igual que la inclinación de toda la plataforma

Pues bien, el objetivo de este juego es completar toda una vuelta por el laberinto (sin caerse por ningún agujero) hasta lograr escaparse por el último compartimento.

Para jugar, colocamos el Laberinto Congost sobre una superficie plana y horizontal. Con nuestra mano diestra agarramos la palanca de juego y, con la otra, podemos sujetar la base azul del juguete, pero nunca la plataforma amarilla o la bola.

Yo propongo el siguiente desarrollo de juego:

Una partida se compone de diez rondas (ya sea participando solo o acompañado). En cada ronda, empezaremos colocando la bolita en la casilla central "Salida - Exit".

Zona central del laberinto (Salida - Exit) donde comenzamos el juego

Intentaremos desplazar la pelotita por todo el circuito laberíntico hasta la casilla final. Si se cae en algún hoyo numerado, anotaremos el valor del compartimento en una lista y pasaremos a la siguiente ronda (o cedemos el juego a nuestro contrincante, si jugamos acompañados).

La bola cae en el agujero y se desplaza, internamente, hacia la compartimento número 20

Si nos fijamos, existen algunas casillas no numeradas:

En primer lugar vemos 3 compartimentos llamados "Repita - Repeat". El primero está ubicado a lo que correspondería la casilla 60, el segundo a la 200 y el último a la 600. Si caemos en una de estas casillas: anotamos este resultado provisional y volvemos a comenzar la ronda desde la zona de salida.

Primera casilla "Repita - Repeat" del recorrido, con un valor de 60 puntos

En segundo lugar tenemos casilla de la Calavera. Si caemos aquí, pasamos a la siguiente ronda (o cedemos el juego a nuestro contrincante), pero ponemos a cero todos los puntos que hubiéramos obtenido hasta entonces. Así qué... ¡ojo con la muerte!

La casilla maldita de la calavera

Por último, si logramos llegar al final del laberinto, saldremos por compartimento llamado: "LEADER". En este caso, anotamos 1000 puntos y volvemos a empezar esa ronda.

Compartimento final del laberinto "LEADER". ¡Felicidades! ¡Has llegado!

Al final de la partida, sumamos todos los puntos obtenidos en las diez rondas. Si hemos jugado varios contrincantes, gana el que logré mayor puntuación; si hemos jugado solos, intentaremos superar nuestras propias marcas.

¡Y ahora un regalo para todos! Si queréis jugar al Laberinto Congost, el amigo de este blog Dani, creó una excelente aplicación gratuita para dispositivos Android, llamada Labyrinth Vintage, que lo emula a la perfección y ofrece diversas alternativas de tipo arcade. Os dejó el enlace de Google Play para que os la bajéis:


Y aquí nos quedamos, felices de haber encontrado la salida del laberinto... de compartir peces y alegrías con todos vosotros...

¡Comentad, compartid y haceros seguidores de este blog!

¡Muchas gracias por vuestra atención!

10 comentarios:

  1. Que enginyosos aquests jocs!!
    no els coneixia, gràcies un cop més per descobrir-nos aquestes joguines de la teva infància amb les que m'agradaria jugar-hi algun dia.
    Una abraçada!
    Jordi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jordi,
      Moltes gràcies, un mes més, per llegir-te els meus escrits i col·laborar deixant un comentari.
      M'alegro molt que hagis conegut aquests petits prodigis de la creació lúdica.
      I tant que hi jugarem!, quin prefereixes: el Laberinto o la Pesca Loca? ;-)
      Una forta abraçada!

      Eliminar
  2. Fantàstica entrada, Humbert. Jo vaig gaudir del laberinto tambè i va acabar sense mànec com el teu. Molt bona la solució aportada. Genial !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juguetes Reunidos,
      Un cop més dir-vos que m'honra molt que us hagueu llegit l'article, l'hagueu comentat i hagueu fet promoció a les xarxes (amb la gran difusió que teniu).
      Un honor tenir-vos com a seguidors del meu blog...
      Fins la propera!!

      Eliminar
  3. Fantàstic article, Humbert. Quina enveja que encara conservis els jocs originals!!!

    De fet fantàstic blog. Totalment multi disciplinar.

    Gràcies per compartir la meva aplicació i gràcies pels teus comentaris. De fet aquesta App va ser el meu TFM, i dissortadament no he pogut crear-ne cap altra, tot i que alguna vegada havia pensat fer-ne una basada amb el joc Auto-Cross també de Congost, del qual també vas fer un magnífic article.

    Fantàstica web de videojocs antics també.

    Una abraçada. Gràcies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Labyrinth Vintage,
      Quan vaig fer recerca per la xarxa, buscant informació sobre la Pesca Loca y el Laberinto (per cert, em vaig trobar ben poca...) em vaig trobar amb l'enllaç de la teva aplicació. Me la vaig descarregar, pensant que seria un nyap i quina gran sorpresa quan la vaig veure i... sobretot!, hi vaig poder jugar!
      Moltes gràcies a tu per llegir-te l'escrit, comentar-lo i fer-te seguidor del blog!
      Si et sembla estem en contacte, m'agradaria col·laborar si al final t'animes a fer una app per l'Auto-Cross... pot ser impressionant!
      Gràcies, també, pel reconeixement del meu treball amb la Web Videoconsolas.
      Una abraçada!

      Eliminar
  4. Humbert,

    Aquest nou post m’ha retornar a la meva infantesa amb aquest dos jocs que tots els de la nostra època hi hem jugat alguna que altre vegada…

    Com sempre has fet una descripció molt acurada i unes fotos molt il•lustratives que encara ajuden més ha recordar.

    I també el teu toc especial donant idees de jugar fora de les ja escrites en el joc.

    Jo puc donar fer que aquest dues antiguitats teves funcionen ja que fa pocs dies i vaig jugar i per cert vaig perdre al Laberinto... ja saps que la paciència no és una de les meves virtuts.

    Petonets,
    Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta,
      Moltes gràcies per llegir-te aquest escrit i comentar-lo. Ja saps que friso d'il·lusió per saber la teva opinió.
      Cert, l'altre dia... mentres preparava l'article i tenia fora els 2 jocs, vas probar sort amb el Laberinto. No vas mostrar gaire perícia... jejeje, em sembla que no vas passar del primer sector. :-)
      Gràcies, de veritat, per aquests últims dies a Tortosa! Lo important no es sempre sortir del Laberint... lo important es no caure a cap parany. La sortida no marxarà... pot esperar!
      Petonets!

      Eliminar
  5. M'has transportat directament a la infància, Humbert! La d'hores que hi havíem jugat amb el meu germà Xavier!
    Gràcies per aquest entranyable viatge en el temps :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eugènia,
      Moltes gràcies per l'esforç de llegir i comentar els meus escrits.
      M'alegro molt que les meves paraules t'hagin servit d'ales per poder viatjar sobre el temps... que t'hagin ajudat a fer-te somriure i abstreure't per uns instants...
      Gràcies per la teva amistat, corresposta de tot cor.
      Una forta abraçada!

      Eliminar